La historia dentro de una Tetera de Barro

Hace unos meses, una clienta mayor que nos compra habitualmente Té Assam, me contó los años que llevaba consumiéndolo. Al parecer, cuando ella era joven hizo su viaje de novios a Londres. Allí descubrió el té negro Assam, ya que se lo daban para desayunar en la casa de los familiares donde se alojaba. Su reciente marido, antes de volver a España, la hizo un regalo. Una gran bolsa de Té negro Assam y una Tetera de Barro.

Me contó que desde entonces había sido inseparable de su tetera y su Té y cuando salía de casa, lo que más echaba de menos era su té en su tetera. Decía que la tetera estaba tan usada que los hijos la decían continuamente que la tirara, a lo que ella se negaba y decía que, ahora más que nunca, que su marido había fallecido, no se separaría de ella.

Desde entonces, cada vez que venía a comprar le preguntaba por su tetera, como si fuera un miembro más de su familia.
Una tarde, recibí una llamada suya. Me preguntaba si teníamos teteras de barro, puesto que la suya, lamentablemente se le había caído y estaba echa añicos. ¡¡Claro!!, pásate y te enseño los modelos que tenemos.
A los días vino a la tienda, me volvió a contar lo sucedido y lo apenada que estaba por la pérdida de su tetera. La enseñé los modelos que teníamos en stock en ese momento y me comentó cuál le gustaba más. Pero no se la llevó, al parecer la familia estaba pasando por una mala situación económica y no podía permitirse ese capricho. Antes están mis hijos, dijo.
Cuando salió por la puerta lo tenía claro. La próxima vez que viniera a por sus 250gr de Té Assam, como hacía todos los meses, la regalaría una tetera de barro para que comenzara una nueva vida con ella.
Esto no llegó a suceder, ya que a los días vino un hijo suyo, que me preguntó si yo conocía a su madre, “la del Té Assam que se le rompió su tetera”.
-¡¡Claro!!, terrible pérdida la de su tetera.
-Bien, nos hemos juntado los hijos y vamos a regalarla una tetera por su cumpleaños.

Fui al almacén, cogí la tetera de barro que más la llamo la atención cuando las vio, la empaqueté para regalo esmerándome lo más posible y se llevó la tetera para su madre.
La mujer, desde entonces, cuando viene cada mes, me cuenta de su nueva tetera y la ilusión que le hizo el regalo de sus hijos.

He querido contar esta anécdota, para que veáis que dentro de una tetera puede haber algo más que té.

Si os puede la curiosidad y queréis saber con que tetera de barro comparte ahora sus momentos del Té, pinchad aquí

 


¿Te ha gustado? Síguenos por RSS y no te pierdas ninguna publicación


3 comentarios de “La historia dentro de una Tetera de Barro

  1. Ohhhh que bonito….. Espero que la mujer disfrute de muchos tés en su nueva tetera.
    Mi madre tiene una tetera (muy fea), que heredó de mi abuela. Tiene que tener historias para aburrir, jajajaja

Agradecemos mucho si nos dejas un comentario