¿Sabes cuál es el mejor café para tu cafetera automática?

El post de hoy responde a un cambio que estamos viendo en el consumo de nuestros clientes aficionados al café.

Muchos de ellos compraron en su día una cafetera de cápsulas, de las que se pusieron de moda hace algunos años.

Ahora las están dejando de lado para adquirir una cafetera automática. ¿Las razones? Factores ecológicos, económicos (las cápsulas no son baratas), de consumo  -quieren ver y conocer qué café se están tomando- o los tres.

 

cafe recien hecho con cafetera automatica

 

La cuestión es que han comprado una cafetera automática y vienen a contarnos que se les ha averiado por usar café torrefacto, incluso algunas de estas máquinas se les han dañado con muy pocos meses de uso, con el problema adicional de que estas averías no son cubiertas por la garantía del aparato, ya que se produce debido a un mal uso del electrodoméstico… Sí, mal uso.

Por eso queremos explicarte cuál es el mejor café para cafeteras automáticas. Si tienes una, toma nota.

¿Qué café empleo en mi cafetera automática?

 

Lo primero que tienes que saber –y que habrás deducido por lo que te acabamos de contar- es que no le puedes poner cualquier  café a tu cafetera. El mejor tipo es el café natural, y nunca debes usar torrefacto.

La diferencia entre un café natural y un torrefacto es algo que todo consumidor debería conocer:

El café natural.

 

Es aquel al que no se le ha añadido ningún tipo de sustancia en el proceso de tostado. El grano es el único ingrediente. Sus dos principales variedades son arábico y robusta, pueden provenir de diferentes países pero, en general, las principales zonas productoras del mundo están en África, Asia y Latinoamérica.

Granos de café para cafetera automática

 

El café torrefacto.

 

Es aquel al que se le ha añadido azúcar en el tostado. Antes de finalizar el proceso, se le agrega sacarosa o jarabe de glucosa en una proporción máxima de 15 kg de azúcar por 100 kg de café y se quema.

Este azúcar quemado le da el color oscuro característico a tu taza de café que al mismo tiempo le resta sabor a la infusión aportando un mayor amargor, con lo cual, cubre los matices de olor y sabor originales del café.

Es curioso porque el café torrefacto surgió durante el siglo XVII por la creencia que había de que este sistema de tostado mantenía por más tiempo las propiedades naturales del café. Con el tiempo se ha comprobado que es falsa puesto que no alarga sus propiedades.

El azúcar quemado del torrefacto, con el calor que desprenden las muelas, se convierte en una especie de caramelo pegajoso, que se va adhiriendo poco a poco al mecanismo interno de la cafetera, provocando una fricción excesiva y peligrosa.

Si te echas un puñado de granos de café torrefacto en la mano, esperas unos segundos y la mueves ligeramente para que el calor que genera tu cuerpo derrita este caramelo, verás cómo al soltar los granos, tu palma quedará negra y pegajosa.

Lo más llamativo es que en nuestro país el café que más se consume es el torrefacto, quizás por este motivo bebemos tanto café con leche. Las cafeteras compradas en comercios españoles, suelen tener un aviso indicando que no se empleen con torrefacto, pero las cafeteras destinadas a otros países no tienen tal aviso.

Las ventajas de emplear cafeteras automáticas

 

cafetera automatica

Imagen: Media Markt

 

Lo mejor de las cafeteras automáticas es su sencillo uso, tan simple como poner la taza y dar al botón para que se prepare la bebida. En pocos segundos tendrás un café recién molido y caliente, solo hay que preocuparse de ponerle los granos y el agua.

Puedes utilizar con tu máquina cafés naturales, arábicos o robustas, de la procedencia que más te guste o realizar tus propias mezclas. Un consejo útil: compra en lugares especializados

Y aunque es totalmente cierto que las cafeteras automáticas son bastante más costosas que las de cápsulas, si en tu casa viven varias personas consumidoras de café te aseguramos que, a medio plazo, le saldrá mejor a tu bolsillo la inversión debido al precio de los granos para estas máquinas a diferencia de las cápsulas. En este post puedes ver una comparativa que hicimos del uso de los dos tipos de máquinas.

Por todo esto te recomendamos que consideres la opción de adquirir una cafetera automática si aún no tienes una. Y por favor, no consumas café torrefacto, tus arterias y tu corazón te lo agradecerán. Ahora mismo, mientras escribo esto, me estoy tomando un café hecho con una cafetera con 10 años y ninguna avería.

 

Quiero ver cafés naturales

 


2 comentarios de “¿Sabes cuál es el mejor café para tu cafetera automática?

  1. Pingback: Comparador de cafetera automática vs cafetera de cápsulas

  2. Quecafetera dice:

    Precioso blog! he estado mirando las recetas que tienes y las formas de hacer café, sin duda he cogido nuevas ideas, te animo a pasarte por mi web.
    http://www.quecafetera.es/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *