Cómo distinguir un buen café de un mal café

Es una lástima pero la hostelería no mima el café, en general.
Son pocos los establecimientos que se preocupan de nosotros, los clientes, y trabajan para ofrecernos un café de calidad.
Nuestras papilas gustativas no nos engañan pero están acostumbradas a sabores que no corresponden a los que nos ofrece verdaderamente el café.

¿Pero cómo podemos distinguir un buen café de un mal café a golpe ojo?

No hace falta ser un profesional para darnos cuenta de ciertos detalles que nos delatarán si el establecimiento cuida el café:

  • Si echamos un vistazo al molinillo, los granos no son negros (café torrefacto) sino marrones.
  • El molinillo nunca está lleno de granos de café, porque un profesional del café sabe que gana mucho un café recién molido.
  • El café no es amargo, es ligeramente ácido. Ni negro, es marrón oscuro.
  • Cuando te sirven el café sólo ( o espresso) no debe ser líquido, sino espeso.
  • Tu espresso tiene una crema (no espuma) de color vainilla que al removerla se vuelve a formar y aunque estés entretenido hablando con tu compis de trabajo y no te bebas el café al cabo de un buen rato, la crema sigue allí (y seguiría allí el rato que haga falta)
Comparación café

Comparación café

  • Te sirven el café en vaso de porcelana porque el hostelero sabe que es la mejor opción para conservar el calor del café (otra cosa es que a ti te guste en vaso o hayas ido a por tu dosis de cafeína a un take away)
  • Si pides un café con leche, usan la leche que necesitas para tu café, no la que ha sobrado anteriormente (y no sabemos cuánto tiempo ha estado en esa jarra esperando a que alguien pida un café).
  • En ningún momento el barista pierde de vista la jarra al calentarte la leche, ni la deja calentándose para hacer  otra cosa y al cabo de un rato vuelve  porque la leche te la deben emulsionar no hervir.

Y además:

Como al barista le apasiona el café, te preguntará seguramente si te ha gustado y te contará la procedencia de ese café, origen, finca, etc.

Te pregunta porque le interesa ser mejor el día que vuelvas, porque sabe que volverás, ese aroma y gusto es tan bueno que no malgastarás el momento de tu café en otro lugar.

Te pregunta porque vive su profesión y se ha preocupado por formarse y servirte ese café.

Espero que te sea útil estas observaciones.¡Por favor! Cuéntanos si los has aplicado y dónde.

@noelia_ripoll
Coffee lover, Ingeniero Agrónomo,

amante de viajar y del mundo 2.0
CEO THE TOP CAFE.


¿Te ha gustado? Síguenos por RSS y no te pierdas ninguna publicación


8 comentarios de “Cómo distinguir un buen café de un mal café

  1. Muy interesante, pero no me queda claro lo de emulsionar la leche. Normalmente, la leche ya viene emulsionada de fábrica (y homogeneizada). ¿A qué os referís exactamente?

    • Hola Cristina, simplemente quería explicar que un café recién molido es mejor. Para conseguirlo los molinillos no se van rellenando teniéndolos así hasta arriba siempre. Se rellenan un poquito, se va moliendo el café así como te van pidiendo los cafés, el resto de granos se guardan en un embalaje especial para que no se oxiden los granos de café. Si se va rellenando el molinillo cada vez que se ve por la mitad es muy probable que los que se queden por enmedio no se lleguen a moler y se dejen para el día siguiente (sobre todo si el molinillo es grande) La buenas cafeterías no tienen molinillos grandes y nunca están llenos.

        • Vale Critina! También decirte que muchos profesionales optan por tener un molinillo pequeño para evitar tener mucho tiempo el grano en el molino y se oxide. Yo voy a algunas cafeterías que el molino lo tienen vacío y cada vez que se pide un café van a buscar el grano. Ya nos cuentas!

  2. el café me chifla pero en algunos sitios si pides dos cafés te ponen las dos tazas entonces ¿como0 sale el café sólo la mitad es decir comparten tu cantidad de café con otro aunque te cobren los dos

Agradecemos mucho si nos dejas un comentario