Recicla tus bolsas de té y posos de café

https://www.flickr.com/photos/j_ortner/7734098726

Imagen de J Ortner

 

 

En general tiramos a la basura todos los restos de bolsas de té usadas y fondos de café, pero tras conocer esta información, muchos de nosotros reservaremos los restos de nuestras bebidas favoritas puesto que se pueden seguir utilizando.

En el jardín:

Mezclado con el agua de riego, el té ayuda a alimentar a las plantas. El café y el té pueden ser utilizados para realizar compostaje o abono orgánico de muy buena calidad, al igual que las pieles de frutas y verduras. El té como compost es rico en nitrógeno, ácido fosfórico, manganeso y potasio, todos nutrientes necesarios para el crecimiento de las plantas. Al igual que el té, el café es rico en valiosos fosfatos de potasio y nitrógeno que ayudan a fertilizar el suelo.

Además, el té acelera la descomposición de los elementos  y el café protege a las plantas de los áfidos, moscas y babosas.

 

En su piel:

Los restos de café y de té no están exentos de propiedades beneficiosas y nutritivas para nuestra piel. Se pueden utilizar para exfoliar, tratar y rejuvenecer.

Tras una abrasión o en una llaga, podemos aliviarnos y acelerar la curación aplicando una bolsa de té usada sobre la herida. El tanino del té ayuda a la cicatrización y mejora el flujo de la circulación. Para obtener un efecto óptimo habría que evitar el uso del te rojo, que no contiene cafeína y tiene pocos taninos, y el negro que contiene pocos polifenoles. Optar por el té blanco o verde para este uso sería la mejor opción.

El té también ayuda a curar las verrugas si se aplica durante al menos 30 minutos al día.

Comprimir una bolsa de té verde alrededor de los ojos, gracias a sus fuertes taninos y a la cafeína reduce visiblemente las ojeras. Al igual que el café molido, él que también puede ser utilizado como exfoliante facial gracias a su contenido en pequeños granos de café, consiguiendo un efecto energizante grancias a la cafeína y exfoliante.

Presente en muchos cosméticos la cafeína descongestiona los tejidos y favorece el drenaje. Su acción será similar a los cosméticos a través de la aplicación directa.

 

Para limpiar:

¿Tiene muebles de madera o suelo de parquet?

Almacene los sobrantes de té y café junto a sus productos de limpieza. Las bolsas de té usadas pueden ser infundidas en agua hirviendo y una vez enfriada la infusión, remojar un paño en el líquido para limpiar la superficie de la madera, esto alimentará la madera y le dará un aspecto más rejuvenecido. También se puede utilizar esto en madera barnizada.

El café lo podemos utilizar  contra la grasa. Bien mezclado con nuestro producto desengrasante habitual o por sí solo, el café permitirá desengrasar los platos y nuestra cocina.

Para la carne:

El café y el té sobrante se puede emplear para ablandar y perfumar la carne. El café se utiliza para hacer la carne más tierna. Coloque el trozo de carne en el poso de cafe y tras esperar un tiempo, enjuaguelo para eliminar los restos antes de cocinar. Un adobo de té negro también proporciona los mismos resultados en el mismo tiempo. Aviso; mejor utilizar tés neutros y sin aromas para preservar el sabor de la carne.

Contra los olores:

El olor café es conocido como un olor limpio, verter el café por las tuberías elimina los olores que pueden escapar de ellas. En un recipiente en la nevera, absorbe los olores y los mezcla.

El té colocado en lugares como un armario o muebles lanzará una fragancia sutil, suave y natural.

 

Estos son algunos usos que podemos darle a los restos de café y té, seguro que algún lector tiene algún otro interesante uso que no sabemos y estaríamos encantados de que nos lo proporcionara en los comentarios.

 

 

 

 

 


5 comentarios de “Recicla tus bolsas de té y posos de café

  1. Paco dice:

    Tengo entendido que se usa como fertilizante para las plantas de marihuana.
    O al menos eso me ha contado un amigo 😉

    Se esparce en la tierra una cucharada de posos cada 15 días

  2. je je dice:

    Eso es que llegan al pie de la planta, toman el café, les pone como una moto y salen disparados. De ahí sacaron la película de “Turbo el caracol que derrapaba”

    • Carabiru dice:

      JAJAJAJAJAJA, ¡tiene que ser eso!

  3. Carabiru dice:

    En jardinería mi madre siempre ha usado los posos del café para minimizar los efectos de los caracoles y otros bichos. Poniéndolos en el pie de la planta por lo visto evitan que trepen.
    🙂

  4. Pingback: Recicla tus bolsas de té y posos de café

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *