Té con leche: ¿La leche primero o después?

Un tema de discordia entre los fans del té es el de si se debe poner primero la leche o el agua caliente a la hora de preparar un té. En este post vamos a ver que dice la ciencia y que opina la gente al respecto. ¿Usted que opina?

12697336383_8285d49b07_k

Son tantos los factores a tener en cuenta a la hora de preparar un té, que en ocasiones nos podemos hacer muchas preguntas, ¿cuánto tiempo debe infundir un determinado tipo de té? ¿qué cantidad de azúcar debe llevar? En estas cuestiones todos estamos más o menos de acuerdo, los tiempos de infusión están establecidos por el conocimiento general de los consumidores y el azúcar se utiliza al gusto de cada uno. ¿Pero, en el caso de tomarlo con leche, que ponemos primero? Muchos pensarán que da lo mismo, pero un científico británico ha argumentado que la leche se debe poner primero, al contrario de como lo hace la mayoría de la gente.

El Dr. Stapley de la Universidad de Loughborough, afirma que añadir leche al agua caliente no es la forma correcta de preparar un té con leche. Su afirmación se apoya en que la leche a temperatura ambiente o fría, se desnaturaliza al entrar en contacto con el agua caliente. De esta forma la leche tomaría contacto primero con la parte superior de la infusión que es la que se encuentra a mayor temperatura y por lo tanto sufriría una mayor desnaturalización, lo que afectaría contrariamente a su sabor.

Ya sabemos que opina la ciencia, asunto terminado. La leche primero y la infusión después. Pero… ¿Qué pasa si preparamos té con bolsitas? ¿realmente sabe mejor de esta forma, o sabe igual?

Al preparar té con bolsitas esto no sería posible, puesto que la leche enfriaría el agua y no podríamos preparar la infusión correctamente. La solución a esto sería utilizar dos recipientes para preparar un té, algo que la gente que no dispone de lavavajillas no está dispuesta a hacer. Si usted prepara té en bolsitas, seguramente es porque no tiene tiempo y la gente que no tiene mucho tiempo no quiere fregar dos recipientes cada vez que se toma un té.

El estudio realizado por el Dr. Stapley afirma que la desnaturalización de la leche hace que el té tenga un sabor peor, pero el sabor es algo muy subjetivo como para poder demostrarse científicamente. El efecto inmediato que ha tenido este estudio ha sido la aparición de muchos detractores a él, algunos catadores profesionales de té.

¿Realmente la desnaturalización de la leche afecta al sabor? Cuando cocinamos cualquier alimento, también lo desnaturalizamos haciendo que éste pierda algunas de sus propiedades. En este caso, al contrario de lo que afirma el Dr. Stapley, la desnaturalización aumenta la palatabilidad de nuestros alimentos.

La única manera de conocer la respuesta definitiva a esta incógnita es conocer la opinión de ustedes. Si su costumbre es la de poner la leche primero o después, podría cambiarla por un día para probar los resultados. ¿Piensa que da lo mismo y sabe igual? ¿Realmente sabe mejor el método del Dr. Stapley? ¿Es usted uno de sus detractores?

 

Imagen de Sean MacEntee


4 comentarios de “Té con leche: ¿La leche primero o después?

  1. Carolina Correa Martín dice:

    Muchas gracias, Félix!

    Efectivamente, en el té verde o blanco nunca añado leche, pero tal vez los negros o roiboos (y especialmente los especiados) invitan en ocasiones a añadirles una nube de leche.

    • Café Té Arte dice:

      Prueba también a añadirle a los tés negros o rooibos una nube de leche vegetal. De la que no lleve azúcar si es posible.
      😉

    • Café Té Arte dice:

      Hola Carolina, gracias por tu comentario.

      Efectivamente, algún estudio nos indica que la leche de vaca neutraliza las propiedades antioxidantes del té. Es por ello que nunca recomendamos tomar el té verde o blanco con leche de vaca. Mejor tomarlo sólo y sin azúcar si quiera.
      Los tés negros, aunque continúa siendo una bebida saludable, contiene menos antioxidantes y ya lo que buscamos es el sabor o quizá algunos consumidores la teína para empezar el día, al dejar a un lado los antioxidantes ya si queremos por sabor, les añadimos leche.

      Yo personalmente… no le añado leche de vaca a ningún té o café. Evidentemente tampoco azúcar. Pero eso ya son gustos personales.

      Félix

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *