¿Los niños pueden tomar té?

Cuando estás  en casa, tienes la costumbre de tomar una taza de té verde a mediodía después de comer, te gusta su sabor y te sienta genial como digestivo, además de lo recomendable que es por sus propiedades diuréticas y antioxidantes. Por las noches también sueles tomar una infusión después de la cena, algunas veces es té verde y otras algún rooibos para relajarte antes de dormir.

Tu hijo, aún niño, de ver lo que haces cada jornada, un día te pide probar esa bebida que tanto disfrutas. Y es aquí cuando se presenta el dilema. Permitirle a tu hijo beber té u otra infusión.

El té y los niños, te verde, rooibos con vainilla, tés para niños

El té y los niños

El té y los niños

 

Sobre el consumo de infusiones en los niños existen diversos planteamientos, lo que sí está claro es que el té es una bebida que contiene teína, un excitante que actúa de la misma forma que la cafeína (en realidad son lo mismo aunque se nombren de forma distinta). Por ese motivo no suele ser recomendable para los pequeños.

La razón se debe a que ellos son mucho más sensibles a la hora de digerir bebidas estimulantes, por lo que pueden producirles efectos secundarios negativos como insomnio, nerviosismo o dolores de cabeza.

Sin embargo, existen algunas alternativas en este tipo de bebidas que puedes darle a tu hijo si quiere emular tu costumbre y que te sugerimos en esta entrada.

Infusiones que tus hijos pueden beber

 

El rooibos es un tipo de planta, que, al contrario del té, se conoce por sus propiedades relajantes, entre otras muchas virtudes. Con frecuencia la infusión es llamada té de rooibos, nombre que produce confusión puesto que es un árbol diferente y no es un té.

El árbol del rooibos viene de Sudáfrica y se caracteriza por su sabor dulce y afrutado. Además de sus efectos tranquilizantes, ofrece propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y antihistamínicas; así como contenido de vitamina C, calcio, magnesio y flúor. Por todo este conjunto de ventajas es recomendado para todas las edades, incluyendo mujeres embarazadas y niños.

Puedes darle a tu hijo una taza pequeña de rooibos, verás que debido a su sabor no necesitas añadirle un endulzante, aunque si tu niño te lo pide, mejor ponerle uno natural como la miel. También puedes comprarlo mezclado  con algunas frutas como fresa y naranja, arándanos, ¡y hasta chocolate!, tendrá un sabor más apetecible para los pequeños de la casa.

Otra opción es prepararle rooibos con vainilla, una combinación deliciosa, con un aroma y un sabor reconfortante que puede ser perfecto para la tarde o noche, mientras disfrutáis viendo unos dibujos en la tele o pintando en una mesa.

Nuestra sugerencia es que comiences con rooibos para inculcarle el buen hábito, y si le gusta, probar luego con un té verde desteinado con fresas; lo podéis preparar para toda la familia, caliente o frío, ya que su sabor suele gustar a todas las edades y sus ventajas las disfrutareis igual que un té normal.

Otra recomendación es que tu hijo pruebe el té verde normal pero tomando la segunda infusión de la planta. Aunque no hay estudios científicos que lo avalen, se dice que el té suelta toda su teína en la primera infusión en la que se aplique, disminuyendo así su propiedad excitante.

Tú como padre o madre decides lo que puede probar. Lo que sí afirmamos desde Café Té Arte es que creemos en un estilo de vida saludable y en la inclusión del té y las infusiones en él. Por ello, inculcar a nuestros niños desde pequeños buenos hábitos alimenticios con alternativas pensadas para ellos es muy importante.

Y es que por desinformación muchas veces dudamos ante la posibilidad de dar bebidas de este tipo a nuestros hijos, cuando son mucho más saludables que otras con un altísimo nivel de azúcar como las gaseosas y los zumos industriales. Infórmate sobre las opciones que tienes para tu niño en materia de infusiones y tés desteinados, nosotros te asesoramos con gusto en nuestra tienda física y online.

Entra a conocer nuestra carta de Rooibos


¿Te ha gustado? Síguenos por RSS y no te pierdas ninguna publicación


6 comentarios de “¿Los niños pueden tomar té?

  1. Tengo una hija de 3 años y desde siempre nos ha visto a su madre y a mí tomar té en casa. Cuándo no sabía ni hablar estiraba las manos pidiendo beber de la taza y le dábamos unos chupitos minúsculos de lo que estuviéramos tomando, ya fuera té, infusiones o rooibos.
    Ahora procuramos darla infusiones o rooibos pero si pide de mi taza y estoy tomando té, la echo a ella en un vaso.
    Nunca he notado que la alterara, la pusiera nerviosa o la quitara el sueño, ahora bien….. cualquier tipo de dulce ya sea tarta o similar por la noche !!no¡¡ que se sube por las paredes.

    Veo tanto a madres como a padres a diario dando bebidas industriales de cola a sus hijos y a mi se me abren las carnes.
    He encontrado una página que compara el contenido en cafeína de diferentes bebidas, creo que es interesante.
    http://www.cafeina.com.es/contenidoCafeina/

  2. “Tú como padre….”???? Y las madres? No habrán muchas más madres que padres ocupándose de estos temas? Hasta en este blog tenemos que encontrar desigualdad de género?

    • Por favor, vamos a dejar de ser tan tiquismiquis… es una expresión general, igual que decir “los padres”, “los alumnos”, “los médicos”, es neutral. Muchas veces queremos ver cosas donde no las hay.

      Tengo tres sobrinitas (parezco el pato Donald); la pequeña, Tertia aún no tiene cuatro años y es demasiado pequeña para pedir té o para que se lo dé. Prima no se siente nada atraída por ello, pero Secunda, la mediana, como bien decís en el artículo a fuerza de ver a su tía tomando té todas las tardes y de oler el delicioso aroma que despiden las las latas y las tazas, me pidió probarlo. Yo me lo hago con apenas una gotita de miel y está muy amargo para ella, pero hicimos juntas té verde de menta frío. Le puse más miel que de costumbre, era verano y aquéllo entraba como nada. Desde entonces, le encanta el té de menta y de vez en cuando prueba alguno dulce que le hago para ella.

    • Hola Isabel, lamento que te haya incomodado la frase, lo hicimos para agilizar la lectura del texto empleando un solo vocablo. Acabo de corregir lo escrito y he puesto “padre o madre” para que la frase sea equitativa en cuanto a géneros. Por lo demás, espero que hayas disfrutado su lectura. ¡Un saludo!

Agradecemos mucho si nos dejas un comentario