Los secretos del rooibos, la infusión de las mil virtudes

Historia del rooibos. Elaboración de rooibos. Beneficios del rooibos. Preparar rooibos.

box-231951

El rooibos a menudo es llamado té rojo, para todos aquellos que no lo saben ya, les decimos que esta expresión es errónea. El rooibos se trata de una infusión procedente de un arbusto sudafricano de la familia de las acacias, muy diferente del árbol del té. Su infusión es de color rojo, de ahí la errónea expresión “té rojo”. Su sabor es suave lo que le permite adaptarse con gran facilidad a multitud de aromas. Pero la gran característica del rooibos es la de ofrecer una gran cantidad de ventajas similares a las del té pero sin contener cafeína.

Un poco de historia sobre el rooibos

Sabemos que el rooibos se ha utilizado por los indígenas sudafricanos desde al menos 3 siglos. No hay que ir más atrás para llegar al momento en el que fue descubierta por occidente, en 1772 un sueco catalogó esta planta mientras, que su cultivo y explotación comenzó en 1930. En 1968 una mujer sudafricana, Annetjie Theron, usó el rooibos para tratar los sarpullidos de su bebé y dio a conocer sus propiedades anti-alérgicas mediante su libro “Alergias: un descubrimiento asombroso”. Actualmente, su producción no se a podido extrapolar a otros lugares y se sigue produciendo exclusivamente en las montañas Cedaberg, al norte de Ciudad del Cabo.

Elaboración del rooibos

La manufacturación del rooibos se define en estos cinco sencillos pasos:

Picadillo o trituración: este proceso reduce las piezas grandes y verdes del rooibos en finas agujas de aproximadamente 5 mm de ancho. En ocasiones simplemente se tritura. Este proceso sirve para facilitar la posterior oxidación.

Oxidación: se humedece y expone al sol el producto anterior, dispuesto en capas de 20 cm de grosor. El clima sudafricano es óptimo para este proceso y si se diera en otros lugares se obtendría un resultado diferente ya que los enzimas que producen esta oxidación sería diferentes en otras condiciones.  Durante este proceso el rooibos adquiere su característico color parduzco.

Triage: cuando el rooibos humedecido y en proceso de oxidación comienza a secarse y alcanza la humedad óptima del 10%, se recoge y se clasifica mediante tamices en función del grosor, lo que le concederá al rooibos el grado de calidad.

Vaporización: para eliminar microorganismos, se somete a vapor de agua muy caliente. De esta forma se consigue que el rooibos se pueda conservar durante un largo periodo de tiempo.

Estabilización: aire seco y caliente disminuye el contenido en humedad, evitando que el proceso de oxidación continúe.

Beneficios del Rooibos

Antioxidante: el rooibos tiene la reputación de ser una de las infusiones más antioxidantes del mundo. Aunque contiene menor cantidad de antioxidantes en comparación con los tés comunes, su gran variedad en antioxidantes hace que no tenga nada que envidiar a las diferentes clases de té.

Chrysoeriol: este antioxidante en particular se encuentra en gran cantidad en el rooibos. Tiene propiedades contra la inflamación, los virus y las bacterias. También actúa como vasodilatador disminuyendo la presión arterial.

No contiene cafeína: su consumo está indicado a cualquier hora del día.

No disminuye la absorción de hierro: como hemos nombrado algunas veces, consumir té en exceso puede disminuir la absorción de hierro debido a los taninos. Este problema no lo tendríamos con el rooibos.

Aumenta la inmunidad: está confirmado que el rooibos tiene una efecto positivo sobre la inmunidad, algo especialmente interesante para inmunocomprometidos. En el futuro hay intención de investigar y explotar los beneficios o componentes del rooibos que puedan ser de utilidad para pacientes con VIH.

Preparar rooibos

En comparación con las clases de té la preparación del rooibos no es tan compleja, si bien es parecida. Decimos que es más fácil porque al aumentar el tiempo de infusión el rooibos nunca se volverá amargo. Un problema que sucede a menudo en algunas clases de rooibos es el uso de infusores con espacios muy anchos. Algunos rooibos son demasiado finos y se escapan del infusor. Para esta clase estaría recomendado utilizar infusores de tela.

La medida correcta es la de una cucharada por taza y debe infundirse durante 5-7 minutos. La temperatura inicial debe ser 100 º C, por lo que no dude en hechar agua hirviendo directamente. Se recomienda utilizar agua embotellada o de filtro para que sea más suave.


Un comentario de “Los secretos del rooibos, la infusión de las mil virtudes

  1. Miguel Ángel dice:

    Muchas gracias por explicar cómo se prepara la infusión rooibos.

Agradecemos mucho si nos dejas un comentario