El té, mi antiarrugas favorito

Cada día son más los avances de la cosmética y la estética en tratamientos antiedad. Qué miedo tenemos a envejecer! Por conseguir la inalcanzable eterna juventud estamos dispuestos a invertir un dineral o a pasar varias veces por el quirófano.

De nuevo la naturaleza nos brinda una opción más sencilla: los antioxidantes. Los antioxidantes nos protegen de los radicales libres, causantes del envejecimiento y de otras enfermedades. Hay numerosos alimentos a nuestro alrededor ricos en antioxidantes, generalmente las frutas y las verduras. Pero no podemos olvidarnos de las propiedades del té.

El té es rico en polifenoles, unos de los antioxidantes más poderosos que existen. Las variedades con mayor concentración son el té verde y, sobre todo, el té blanco. Este último, bautizado como té de la belleza, es el antioxidante más fuerte de la naturaleza, incluso ganando en eficacia a la combinación de vitaminas C y E.

En efecto la cosmética está incorporando el té a diversos tratamientos. Sus dos aplicaciones más comunes son las cremas antiedad y los productos contra el acné. Y es que el té también tiene propiedades bactericidas y cicatrizantes que ayudan a curar los granitos y mantener la piel limpia y sana.

Todos estos tratamientos están muy bien, pero yo prefiero empezar a cuidarme desde dentro y beber 3 ó 4 tazas de té al día. Mi piel me lo agradecerá dentro de unos años 🙂

Salander – http://viajandoatodocolor.blogspot.com/


¿Te ha gustado? Síguenos por RSS y no te pierdas ninguna publicación


3 comentarios de “El té, mi antiarrugas favorito

  1. Hola! Que diferencia hay entre el té verde y el té blanco? Quiero hacer un pedido en vuestra tienda y no sé cuál de los dos pedir…

    • En realidad tanto el té verde como el té blanco, se obtienen de la misma planta (Camelia Sinensis) y su forma de procesarlo es bastante similar. Pero, en la recolección del té verde se recogen las hojas de la Camelia, mientras que para el té blanco, sólo se recolectan los brotes tiernos. Si te fijas en cualquier planta, ahora mismo que acaba de comenzar la primavera, verás que comienzan a salir los brotes y unas hojas más pálidas inmediatamente después. Pues bien, en la Camelia Sinensis (la planta del Té), sucede lo mismo. Esos brotes se recolectan para obtener lo que llamamos té blanco.

      El resultado en taza es una infusión más suave y ligera, con menos teína pero con muchiiiisimas propiedades antioxidantes.

      Si no has probado nunca el té blanco, te recomendaría que siguieras consumiendo el té verde y en un pedido que nos hagas, nos pidas una muestra de té blanco. Así tendrás la ocasión de probarlo y decidirte.

Agradecemos mucho si nos dejas un comentario