Te verde en cosmética

HABLEMOS UN POCO DE HISTORIA

Cuenta la leyenda que allá por el año 2737 antes de Cristo (a.C.), un emperador llamado Shen Nung adoptó una serie de normas de higiene que elevó a rango de ley ante las continuas epidemias que asolaban su reino. Entre estas nuevas leyes se encontraba la obligación de hervir el agua antes de ser bebida.

High Quality Green Tea Closeup

High Quality Green Tea Closeup

En uno de sus numerosos viajes por el reino, Shen Nung paró a descansar con su séquito en una remota región. El emperador se sentó junto a un árbol mientras el séquito montaba el campamento y empezaban a hervir agua para beber. En aquel instante, una fuerte ráfaga de viento desprendió algunas hojas del árbol bajo el que descansaba el emperador y algunas fueron a caer al caldero donde hervía el agua.

Inmediatamente, un aroma embriagador y delicioso perfumó el lugar lo que hizo que Shen Nung decidiera probar la nueva infusión. El emperador quedó tan maravillado con el sabor de la nueva bebida que ordenó plantar este árbol por todo el reino.

A parte de este relato a medio camino entre la historia y la Mitología, la primera evidencia escrita que tenemos sobre el uso del té data del siglo III a.C, cuando un médico chino escribe a un familiar pidiéndole que le mande té verde para ayudarlo en la concentración que por la edad iba menguando en él.

PRINCIPALES AGENTES ACTIVOS

Es de sobra conocido los beneficios que para la salud tiene el té verde. Durante siglos ha sido consumido e incluso usado como hierba medicinal en la medicina tradicional china y cada vez es más popular entre todas las culturas del mundo.

En el té verde destacamos sus altos niveles en Vitamina A, B2, C y especialmente E. Destacan sus altas concentraciones en polifenoles, especialmente del tipo catequinas que lo convierte en un potente antioxidante y captador de radicales libres.

Dentro de la catequinas las más importantes son:

1.- Epicatequina
2.- Epicatequina Galata
3.- Epigalocatequina
4.-Epigalocatequina Galata o EGCG

La EGCG es la máxima responsable de los beneficios atribuidos al té verde y según los últimos estudios sus concentraciones son máximas en el momento de crecimiento de la hoja, disminuyendo paulatinamente una vez la hoja se ha desarrollado totalmente.

En el té verde también podemos encontrar alcaloides, cafeína, teobromina, teofilina y l-Teanina un aminoácido con un importante efecto calmante y relajante del sistema nervioso.

TE VERDE EN LA COSMÉTICA NATURAL

Si bien hasta hace relativamente poco, el uso del té, era exclusivamente para su preparación como infusión, en la actualidad esto ha cambiado.

Uno de los sectores donde se ha acogido a té verde con los brazos abiertos ha sido el de la cosmética y especialmente la cosmética natural . Hoy en día existen tiendas online de cosmética natural donde podemos encontrar numerosos productos que contienen extracto de hojas de té entre sus compuestos activos.

En este sentido os invitamos a que miréis la composición (INCI) y busquéis el término Camellia Sinensis Leaf Extract que es normalmente con el que se identifica. Cuanto más cerca del inicio del listado de componentes lo encontréis en mayor concentración estará en el producto. Si está al final del todo en forma de Aroma, ni os molestéis en comprarlo.

En cosmética natural, la variedad más usada de té es el té verde. Ello se debe a que este tipo usa las hojas sin fermentar con lo que el contenido en sustancias orgánicas activas es mayor que en los otros tipos de té que sufren un determinado grado de fermentación.

Su elevado poder antioxidante, anti-inflamatorio y protector de la piel lo convierte en un maravilloso aliado para los tratamientos anti-envejecimiento, contornos de ojos y cremas hidratantes donde lo podemos encontrar cada vez con más frecuencia.

Su alto contenido en cafeína y teína estimula de forma activa la eliminación de grasas por lo que se usa en cremas y geles anticelulíticos como agente lipolítico.

El extracto de hojas de té es también muy usado en champús ya que ayuda a reequilibrar el exceso de grasa del cuero cabelludo. Además, su alto contenido en cafeína lo convierte en un ingrediente ideal para champús y geles de ducha revitalizantes o energizantes.

Por otro lado, el té verde es cada vez más usado en la elaboración de pasta de dientes naturales. Su acción anti-infecciosa ayuda a contrarrestar las bacterias que causan las caries y el sarro.


Agradecemos mucho si nos dejas un comentario