Té Verde o Té Rojo para adelgazar: ¿Cuál es mejor?

Uno de los muchos beneficios del té es la capacidad que tiene para acelerar nuestro metabolismo basal y, en consecuencia, conseguir que adelgacemos con más facilidad. Sin embargo, a la hora de ponernos a ello, surge una pregunta lógica y que puede generar bastante controversia. ¿Cuál es mejor, té verde o té rojo para adelgazar y qué efectos puede tener a largo plazo?

Té verde o té rojo para adelgazar: cuál es mejor

Lo primero que tienes que saber es que ambos tés van a ser buenos para adelgazar. Esto se debe a que ambos proceden de la misma planta (Camellia Sinensis). De hecho, cualquier variedad de té va a ayudarnos a perder peso, ya que se trata de una bebida diurética y que, de forma natural acelera el metabolismo de nuestro organismo, lo que contribuye a que quememos calorías a mayor velocidad.

No obstante, sí que es cierto que, dentro de la gran variedad de tés que podemos encontrar, el té verde y el té rojo son las dos que más ayudan a adelgazar. Esto se debe a sus características particulares, que hacen que sean los más apropiados para esta finalidad.

De hecho, una combinación de ambos tés como complemento de una dieta de adelgazamiento será la forma más efectiva que tendremos de usar estas bebidas como ayuda en la pérdida de peso. Lo más recomendable será tomar el té rojo por la mañana, mientras que el té verde será la mejor opción por la tarde. Esto se debe a que el té rojo tiene una cantidad de cafeína más elevada que el verde, por lo que se trata de un té más apropiado para las mañanas.

Diferencias y similitudes entre el té verde y té rojo a la hora de quemar grasa

Ambos tés, gracias a sus propiedades únicas para cuidar nuestra salud, son una buena manera de aumentar nuestro consumo calórico. El té verde o el té rojo para adelgazar van a ser dos buenos aliados en esta tarea porque, ambos, tienen propiedades termogénicas que van a ayudar a consumir energía más rápido al aumentar la temperatura de nuestro organismo.

Por otro lado, ambos son diuréticos y depurativos, por lo que van a ayudar a evitar la retención de líquidos que, si bien es cierto que no es la forma adecuada de adelgazar, sí que es cierto que evitará que nos sintamos hinchados. Además, un organismo más depurado y que no retenga líquidos funcionará mejor, lo que nos ayudará a tener una quema de calorías normal y que no se ralentice.

Sin embargo, sí que existe una diferencia entre el té verde y el rojo cuando estamos llevando a cabo una dieta de adelgazamiento, y es que el té rojo tiene un efecto saciante mucho mayor que el verde. De hecho, el té rojo, al ser más denso en boca, nos ayuda a reducir el apetito de forma más efectiva que el verde. Esto, en sí mismo, no es que tenga un efecto adelgazante, pero sí que va a permitirnos comer menos, por lo que será un buen complemento que nos ayude a reducir la cantidad de ingesta calórica que realizamos en las comidas.

La importancia de actuar en todos los frentes

No obstante, a pesar de que tanto el té verde como el té rojo nos vayan a ayudar a la hora de adelgazar, hay que tener en cuenta que se tratará siempre de complementos a un programa mucho más completo. Es decir, que además de tomar té verde y té rojo, será necesario que controlemos la ingesta de calorías que realizamos a diario, así como llevar una vida activa y realizar ejercicio de forma diaria, aunque se trate de solo 20 minutos al día.

No podemos olvidar que, para adelgazar, son muchos los elementos del nuestro cuerpo que entran en juego, por lo que es fundamental que demos un enfoque holístico de la situación. De esta forma, podremos perder esos kilos de más de los que nos queremos deshacer y, además de conseguirlo, lo haremos de forma natural y duradera, lo que es igual de importante que el propio hecho de adelgazar.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *