¿Por qué debemos añadir jengibre a nuestra dieta?

Durante mucho tiempo el jengibre se ha utilizado en todo el mundo para aliviar dolencias tales como el reumatismo, las nauseas, los resfriados y los dolores de cabeza. En este artículo vamos a centrarnos en los efectos beneficiosos para la salud que conlleva añadir el jengibre a nuestra dieta. 

Captura de pantalla de 2014-10-23 16:42:35

El origen del jengibre se sitúa entre China e India, durante más de 5000 años ha sido utilizado como condimento alimentario y planta medicinal. Fue una de las primera especias en llegar a Europa. El griego Dioscórides y el romano Plinio mencionan en sus escritos médicos sus propiedades carminativas y su uso como antídoto para los venenos. En el siglo XVI, durante la conquista de América, los españoles cultivamos esta especia oriental en el Caribe y México para posteriormente importarla a Europa.

El jengibre está disponible en varios formatos:

  • Rallado: es el más apropiado para hacer té o infusión para tomar tras una comida. También es el formato indicado a la hora de cocinar curry y demás platos orientales.
  • Marinado: imprescindible en la comida japonesa, son las láminas rosas que suelen acompañar al sushi.
  • Confitado: utilizado en postres, galletas y pasteles.
  • Secado y molido: el más adecuado para panes, pasteles y postres. Junto con la nuez moscada, es imprescindible en la elaboración de una buena sopa de calabaza.

Una planta medicinal con numerosos ingredientes activos:

Una cuarentena de antioxidantes han sido descubiertos en el jengibre. Algunos de ellos son resistentes al calor e incluso son liberados durante la cocción, lo que podría explicar el aumento de la actividad antioxidante en el jengibre cocido.

El principal compuesto activo y responsable del sabor picante del jengibre fresco es el gingerol. Sus propiedades anti-inflamatorias y antioxidantes son bien conocidas.

  • Previene las náuseas y los vómitos: un estudio mostró que tomar de 0,5 g a 1,5 g de jengibre en polvo podría ser eficaz en controlar náuseas y vómitos durante el embarazo. Además un meta-análisis reciente demuestra que 1 g de jengibre en polvo sería más eficaz en la prevención de la de náuseas y vómitos después de la cirugía.
  • Ayuda a tener digestiones más fáciles: se ha demostrado en animales que el jengibre, así como otras especias, estimulan la secreción de bilis y la actividad de diversas enzimas digestivas.
  • Contra la inflamación: las propiedades anti-inflamatorias de ciertos componentes del jengibre se conocieron hace mucho tiempo y han sido documentadas en estudios in-vitro. El causante de este efecto es un compuesto conocido como gingerol.
  • Rico en manganeso:  el jengibre en polvo es una excelente fuente de manganeso. Es especialmente saludable para el tracto respiratorio y el cerebro, actuando en una docena de procesos metabólicos.

De entre todas las formas que podemos tomar el jengibre, vamos a mostrar una que es especial para tomar tras una comida pesada. Consiste en mezclar la infusión de té verde y jengibre con miel y limón. Se puede tomar caliente o fría. En la temporada que corre, tomarla caliente sienta especialmente bien si está usted resfriado.

 

Fuente de la imagen: Noema Pérez


¿Te ha gustado? Síguenos por RSS y no te pierdas ninguna publicación


Agradecemos mucho si nos dejas un comentario