Los 5 errores más comunes al preparar té

No hay duda de que el consumo de té en nuestro país es amplio y cada vez son más los adeptos que se suman, por preferencias de sabor o por cuestiones de salud.

Sin embargo, a pesar de ser tan frecuente hacer una taza de té en casa, a lo largo de los años y conversando con clientes en nuestra tienda, hemos visto que a menudo se cometen algunos errores a la hora de preparar té.

Hoy te contamos cuáles son esos fallos que más se repiten para que los corrijas si tú también los cometes:

como hacer te, como tomar el te verde, como preparar te verde, preparar te, como preparar te

Errores que cometes al preparar té

No hagas esto cuando prepares té

 

  1. Calentar el agua con el té dentro.

Lo ideal es calentar primero el agua, y aparte, poner las hojas de té en el infusor, introducirlo en la taza y luego verter el agua caliente sobre las hojas de té, así obtienes todo el sabor. Ahora bien, si se trata de té en bolsitas, cuyo contenido es de menor calidad, da igual el procedimiento.

  1. Pensar que todos los tés son iguales.

Aunque cada tipo de té proviene de la misma planta, camelia sinensis, cada uno se trata de forma diferente, los tiempos de cosecha no son los mismos ni tampoco el procesamiento de las hojas. De ahí que las propiedades de cada uno varíe.

Los verdes y blancos, por ejemplo, poseen más antioxidantes y por esta razón son adecuados para la prevención del cáncer; mientras que el negro, al ser fermentado, posee un mayor nivel de cafeína y por tanto es más estimulante, siendo beneficioso para la concentración; el rojo, por su parte, ayuda en regímenes para perder peso. Elige el que más te guste y te beneficie de acuerdo a tus necesidades.

  1. No tener en cuenta la temperatura del agua.

Así como cada tipo de té es diferente en cuanto a procesamiento y características, cada uno requiere una temperatura adecuada del agua para poder ofrecer todas sus propiedades y mejor sabor.

Infusionar las hierbas en agua demasiado caliente puede provocar que los taninos presentes en el té se manifiesten en exceso volviendo muy amargo el gusto, aunque también es una cuestión de preferencias.

Una buena técnica: pon un poco de agua fría antes de añadir las hojas para evitar que se quemen al entrar en contacto con el agua caliente y alterar su gusto.

  1. No tener en cuenta los tiempos de infusión recomendados.

Tan importante como el punto anterior, cada tipo de té requiere un tiempo de infusión en el agua, un té sobreinfusionado será cada vez más intenso en sabor, pero también será mayor su astrigencia (gusto seco y amargo).

De nuevo, los gustos personales entran en juego, aunque nosotros te aconsejamos que tomes en cuenta los tiempos para disfrutar del mejor sabor de tu té.

  1. No valorar el ritual de la preparación del té

Beber una buena taza de té requiere respetar ciertos pasos para poder acceder a todos los beneficios gustativos y medicinales de sus hojas. Lo primero es procurarte un té de calidad, y si has contemplado este punto, lo siguiente es aplicar un proceso de preparación correcto ya que sería una pena desperdiciarlo haciendo como sea tu té.

En este post te explicamos cómo debes elaborar tu taza. Sigue estos consejos y cuéntanos si has notado la diferencia en el sabor, ¡te esperamos en los comentarios!

 Quiero ver tipos de té

Esta entrada es una colaboración de Laura Vivas, autora del blog La Gastrorredactora.


¿Te ha gustado? Síguenos por RSS y no te pierdas ninguna publicación


Agradecemos mucho si nos dejas un comentario