El café, mejor si lo has congelado antes (y otros estudios científicos)

Las investigaciones lo demuestran y hoy queremos contártelo en Café Té Arte. Si eres consumidor habitual de café, te gustará conocer esta información.

Hemos reunido los resultados de varios estudios realizados sobre los efectos del café y su consumo, son datos interesantes con consejos útiles para sacarle el mayor provecho posible a esta bebida que tanto nos gusta. Sigue leyendo.

A menor temperatura, mejor sabor en tu café

 

En la universidad de Bath, en el Reino Unido, se ha realizado una investigación que explica cómo el sabor del café mejora con la aplicación de bajas temperaturas.

Un grupo de científicos demostró que congelar los granos de café antes de molerlos mejora considerablemente su buen sabor. La razón se debe a que, mientras más frío esté el grano, el molido será más fino y consistente, lo que genera una mejora en la extracción de los compuestos de sabor.

El equipo de investigación experimentó con distintas temperaturas (hasta -196 ºC) para llegar a la conclusión, que sugiere que esta debe ser constante para ayudar a lograr molidos consistentes.

 

estudios cientificos del cafe

Estudios sobre el café

 

Seguro que ya sabías que es mejor guardar el café en grano bien cerrado en el congelador para que dure más tiempo – incluso quizás Félix te lo haya aconsejado-, pero ahora ya sabes que, aunque no tengas un frigorífico con una temperatura tan baja como la que emplearon los científicos para el estudio, mientras más frío esté tu café antes de molerlo, mejor sabor obtendrás.

El café y la leche

 

Otro estudio publicado por el doctor Michael Greger demuestra algunos resultados interesantes sobre la adición de leche en el café.

Para empezar, los datos arrojados señalan que las personas que beben café tienen una vida más larga, y menciona varios de los beneficios que aporta una taza en la función pulmonar, la sensibilidad a la insulina y la depresión. Estas ventajas pueden deberse, según explica, a un tipo de fitonutrientes polifenólicos encontrados en los granos de café.

En este sentido, la investigación planteó qué tipo de café es mejor para la salud, y después de realizar diversos experimentos con más de cien tipos, los científicos encontraron que los granos, mientras más tostados estén, ofrecen menos nutrientes para el organismo; factor que no tiene nada que ver con los niveles de cafeína ya que estos no se alteran con el tostado, a diferencia de los nutrientes que sí disminuyen.

 

añadir leche al cafe

Añadir leche al café

 

Siguiendo la misma línea, experimentaron con los efectos producidos en el organismo cuando se le añade leche al café. Los resultados arrojaron que la capacidad antioxidante del café disminuye a más de la mitad al combinarse con leche, incluso si se trata de una pequeña cantidad, y en los casos de una taza de café con leche o café latte, este descenso aumenta a 95%.

No obstante, los datos son distintos en cuanto a la leche de soja. Según el estudio, cuando aplicaron el mismo experimento a una taza de café con esta bebida, a diferencia de la leche animal, la leche de soja no absorbe los fitonutrientes del café, sus proteínas se unen (del café y la soja) en el intestino delgado y luego las bacterias buenas del intestino las libera para que puedan ser absorbidas más adelante.

El té y la leche

 

La investigación también analizó el efecto de la leche al añadirse a una taza de té. Los resultados fueron similares a los del café. El té tiene un efecto positivo en la función vascular, y la leche inhibe esos efectos beneficiosos del té en el torrente sanguíneo, tanto así que es como si no se estuviese bebiendo nada.

El estudio señala que esto se debe probablemente a la caseína, una de las proteínas de la leche, que atrapa los nutrientes del té y contrarresta sus efectos favorables en la función vascular.

En conclusión, los resultados de esta investigación cuestionan la forma en la que consumimos el café y el té, si queremos aprovechar todos los beneficios de estas bebidas deberíamos tomarlas sin añadir leche animal. Si bien es cierto que hacerlo no supone ningún perjuicio, la información que aporta es cuanto menos interesante, ¿qué te parecen estos planteamientos?

Fuentes:

MuyInteresante, ScienceDaily, NutritionFacts.org, Oxford Academic

Esta entrada es una colaboración de Laura Vivas, autora del blog La Gastrorredactora.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *