Los colores del té

Habitualmente cuando pedimos un té en cualquier cafetería de España, nos ponen la típica carterilla de té negro que podemos comprar en el supermercado. Si vamos a un restaurante chino o japonés nos servirán té verde. Sin embargo si nos queremos poner a dieta leemos que lo mejor es beber té rojo…¿cuál es la diferencia entre los distintos colores del té? ¿vienen de plantas diferentes?

Todas las variedades de té provienen de una misma planta, la Camellia Sinensis, lo que da origen a los distintos colores es el proceso de fermentación.

 

Té verde

Es el té en estado puro, que no se ha sometido a proceso de fermentación. Se obtiene poniéndolo a secar para eliminar la humedad de la hoja, con lo cual se inhibe la fermentación.

Tiene un sabor delicado y herbal.

Es conocido por sus propiedades antioxidantes, por lo que previene el envejecimiento celular y mejora la circulación.

Té negro

Se obtiene después de un proceso de oxidación. Las hojas recién recolectadas se extienden en habitaciones húmedas para que fermenten. De esta manera, adquiere su color verde oscuro o negro tan característico.

Su sabor es el más fuerte, así que a veces se combina con leche.

También es el que tiene más teína por lo que se utiliza como estimulante y combate la hipotensión.

 Té rojo

Té semifermentado originario de la provincia de Yunnan en China. Se conoce como Pu-erh o té del emperador y se origina a través de té verde húmedo que se fermenta para oscurecerlo.

Le caracteriza un sabor terroso y es muy utilizado en las dietas de adelgazamiento por sus cualidades como “devorador de grasas” y ayuda a reducir el colesterol.

Té blanco

Se elabora sólo con los brotes blancos y las puntas de hojas plateadas y muy tiernas. Se recolecta a mano, se seca al sol y ni se enrolla ni se prensa.

Su sabor y aroma son los más suaves de todos los tés.

Es muy apreciado por su gran poder antioxidante que triplica al del té verde.

Té azul (Oolong)

Es un té semifermentado. En lugar de completar la oxidación, a mitad del proceso se detiene la fermentación. El resultado es un té a medio camino entre el verde y el negro.

Tiene un sabor equilibrado.

Combina los beneficios del té verde y el negro.

Salander – http://viajandoatodocolor.blogspot.com/


¿Te ha gustado? Síguenos por RSS y no te pierdas ninguna publicación


Agradecemos mucho si nos dejas un comentario