Té negro Darjeeling, una experiencia inigualable.

Muchos consideramos que un buen té negro Darjeeling es una experiencia que difícilmente puede ser superable por otros tés. Para crear esta maravilla de té se necesita un clima determinado, en el que son importantes aspectos como la altitud, el sol, la lluvia y el tipo de tierra, todos estos aspectos se combinan para crear el té negro más aclamado del mundo.

Darjeeling es una región de la India y desde 1841 se cultiva este té. Durante todo este tiempo, se ha establecido como una de las zonas más populares en la producción de té de calidad. Sin embargo, la planta cultivada es la misma que para otras especies de té, Camelia Sinensis, procedente de China y cultivada en todo el mundo.

Esta planta llego a Darjeeling por primera vez gracias al Dr Campbell, un cirujano Inglés que vivía en aquella zona. Tradicionalmente esta zona ha producido mayormente té negro, pero también producen variedades de té verde y blanco. Solo el té cultivado en esta región puede recibir el nombre de Darjeeling, lo que para la zona, supone una motivación para mantener la producción y dedicarse casi exclusivamente a este té tan popular en todo el mundo.

El té Darjeeling debe su atractivo en parte al peso de su historia. Cuando la gente se imagina el cultivo del té, imagina un lugar exótico y dominado durante largas décadas por los británicos que fueron acechados continuamente por los tigres. Estas imaginaciones no están nada lejos de la realidad.

Los británicos fueron los primeros en tener la idea de cultivar té en India, esto se debe a que en muchas zonas hay microclimas parecidos a los de China, donde el té ha sido cultivado durante miles de años, para migrar posteriormente a casi todo el mundo y experimentar.

De todos los muchos lugares donde se experimentó, Darjeeling tuvo un éxito excepcional y multitud de hectarias del estado de Bengala Occidental se dedicaron al cultivo de Camelia Sinensis. De forma que la hibridación y experimentación llevada a cabo en esta región se consideró la vanguardia del té.

El 50% de la población de esta región se sustenta directa o indirectamente de la producción de té, su economía y riqueza depende de él. El clima húmedo, las bajas temperaturas, la altitud adecuada y la devoción de los cultivadores se juntan para mantener esta zona felizmente cultivada.

Tras leer esta historia debes apreciar más una taza de nuestro humeante té negro Darjeeling, teniendo en cuenta todo lo que se ha realizado para llegar al lugar que ocupa hoy y sus propiedades, entre las que destacan su fuerte sabor y su gran contenido en cafeína que se absorbe gradualmente.


¿Te ha gustado? Síguenos por RSS y no te pierdas ninguna publicación


Agradecemos mucho si nos dejas un comentario