Magia silvestre con biscotti de nueces y arándanos

infusión y biscotto

Los biscotti son unos dulces típicos de la toscana italiana perfectos para tomar acompañando al café, té, infusiones o chocolate. El nombre de estas galletas secas procede de su forma de elaboración ya que bis-cotto significa “cocido dos veces”. Los biscotti que os traigo son perfectos para acompañar la infusión de frutas Magia Silvestre, que se puede tomar tanto en caliente como el frío y hará las delicias de las meriendas veraniegas. Si preferís la teína, probadlos con té Frutas del Bosque o té Cranberry.

Ingredientes para unos 12-15 biscotti:

  • 100 g de azúcar
  • 2 cucharaditas de azúcar vainillado
  • 160 g de harina
  • 1 cucharadita de levadura química
  • una pizca de sal fina
  • 2 huevos
  • 50 g de arándanos rojos deshidratados
  • 50 gramos de nueces peladas
  • varias cucharadas de Magia Silvestre para acompañar

ingredientes

Preparación:

En un cuenco, poner el azúcar normal, el vainillado, la harina, la levadura y la sal y remover con un tenedor hasta que estén mezclados de forma uniforme. En un bol aparte, batir los huevos y añadir la mitad de ellos sobre la mezcla primera. Remover con el tenedor hasta que quede más o menos incorporado. Añadir el huevo batido que queda y volver a mezclar. El resultado será una masa un poco firme y bastante pegajosa. A continuación, poner las nueces y los arándanos rojos.

masa

Precalentar el horno a 180º. Mientras, dejar reposar la masa tapada con film transparente.

Forrar una bandeja para horno con papel sulfurizado. Poner la masa en la bandeja dándole forma rectangular-alargada. No hay que preocuparse mucho de la forma porque la masa crecerá y se expandirá. Introducir en el horno durante 25-30 minutos aproximadamente o hasta que el bizcocho base esté ligeramente dorado y firme al tacto.

biscotti de nueces y arándanos rojos

Sacar la masa del horno y dejar enfriar en la bandeja durante unos 10 minutos. Pasarla a una tabla de corte y con un cuchillo de sierra grande, cortar en rodajas de un centímetro y medio aproximadamente, que es más o menos el grosor de un dedo. Colocar las rebanadas tumbadas en la bandeja, ordenándolas para que quepan todas e introducir de nuevo en el horno, a la misma temperatura anterior, durante 10 minutos. Pasado ese tiempo, sacarlas, dar la vuelta a las rebanadas y volver a introducir por la otra cara 8-10 minutos más estando atentos que no se tuesten demasiado los biscotti. Cuando estén listos, sacar del horno y dejar enfriar completamente sobre una rejilla.

Con el doble horneado se consiguen biscotti muy crujientes y deliciosos que aguantan perfectamente varios días si se guardan en una caja hermética.

biscotti de nueces y arándanos rojos

Esta receta es una colaboración de etringita, autora del blog comestible Fotomerienda.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *