Almendras garrapiñadas con té matcha

Hoy os traemos una nueva receta para los amantes del té matcha, perfecta para introducir a los novatos en su peculiar sabor. Crujientes, dulces y con una chispa de sal, estas almendras son un aperitivo diferente, perfecto para picar entre horas o para hacer un regalo original.

Almendras garrapiñadas con té matcha.

 

Variando la cantidad de té matcha de la receta, se puede conseguir distintos resultados. Con una cucharadita, se consigue un sabor suave y delicado, con una cucharadita y media o incluso dos, se hace más intenso. Yo he usado este matcha chino que da muy buenos resultados en las recetas, pero podéis echar un vistazo a la tienda y ver las otras variedades que hay ¡incluso con sabores!

¿Os animáis a probarlas?

Cómo hacer almendras garrapiñadas con té matcha

Ingredientes:

  • 160 g de almendras crudas con piel
  • 50 g de azúcar
  • 1 clara de huevo
  • 1 + 1/2 cucharadita de té matcha
  • una pizca de sal
  • 1/4 de cucharadita (1 ml) de esencia de vainilla

Ingredientes para hacer almendras garrapiñadas con té matcha.

 

Preparación:

Batir la clara con la sal hasta que se ponga espumosa, pero sin que llegue a ponerse blanca ni, por supuesto, montarla. Reservar.

Claras de huevo espumosas.

 

Poner el azúcar en un cuenco y tamizar el té matcha por encima. Al tamizar el té evitaremos que se formen grumos, ya que no es soluble. Remover para que se mezclen bien.

Agregar la esencia de vainilla junto con las almendras, el azúcar y el té matcha al cuenco de la clara espumosa.

Almendras garrapiñadas con té matcha, elaboración.

Remover con la espátula para que las almendras se impregnen bien de la mezcla.

 

Precalentar el horno a 150 ºC.

Poner una hoja de papel de hornear sobre la bandeja del horno y volcar la mezcla. Repartir bien con la espátula para que las almendras no queden amontonadas y se hagan por igual.

Almendras garrapiñadas con té matcha, antes del horno.

 

Hornear durante unos 35-40 minutos, removiendo para dar la vuelta a las almendras cada 10 minutos. Al hacer esto romperemos el caramelo que se irá formando y haremos que se vaya distribuya mejor por toda la superficie de las almendras. Hay que sacarlas antes de que se pongan oscuras porque se seguirán haciendo durante unos minutos después de sacarlas del horno y pueden quemarse.

Retirar del horno y dejar enfriar completamente antes de guardarlas en un recipiente hermético.

Almendras garrapiñadas con té matcha, después del horno..

 

Os prevengo de que son un vicio y una vez que te llevas una a la boca es muy difícil parar, jajaja.

Esta receta es una colaboración de Carabiru, autora del blog Birulicioso.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *