Gachas cordobesas

Gachas cordobesas con café Kenia AA Cimazul

En Córdoba, las gachas dulces son un postre típico del día 1 de noviembre. Como ocurre con todos los dulces tradicionales en cada casa tienen su toque especial y se hace de una manera o de otra. Yo os voy a enseñar la receta que prepara mi madre con ligeras variantes como el no tener un perol para prepararlas o cambiar la paleta de madera por otro utensilio.

Para acompañar las gachas os recomiendo el café Kenia AA Cimazul, un café con cuerpo, de sabor afrutado que combinará perfectamente con este postre dulce.

Café Kenia AA Cimazul

Ingredientes para 4-6 personas:

  • 75 g de aceite de oliva
  • 2 cucharaditas de anís verde o matalahúva
  • la piel de 1/2 limón
  • 75 g de harina
  • 140 g de azúcar
  • 1/2 l de leche (o en mi caso, bebida de almendra)
  • canela molida
  • picatostes

Gachas cordobesas: ingredientes

Preparación:

Comenzaremos la receta aromatizando el aceite de oliva con el limón y el anís verde por lo que pondremos el aceite en un cazo a fuego suave y añadiremos estos ingredientes. Poco a poco se irán friendo. Cuando el limón haya encogido y esté un poco retorcido colaremos el aceite en una cacerola de mayor tamaño y desecharemos las cáscaras y el anís.

En la cacerola seguiremos calentando el aceite, ya aromatizado, y pondremos en él la harina, removiendo para que se vaya tostando uniformemente.

Mientras, disolver el azúcar en la leche fría (o a temperatura ambiente). Tradicionalemente las gachas dulces se preparan con leche pero debido a mi intolerancia he sustituido esta por bebida vegetal de almendra. He de decir que el resultado me entusiasma ya que la almendra le da un toque buenísimo a los postres. La única precaución que debéis tener es no usar una bebida demasiado espesa puesto que hay mucha diferencia de concentración en las marcas que podemos encontrar en el mercado.

Una vez esté tostada la harina llega el punto más delicado que solucionaremos de una manera eficaz con un pequeño truco: ¡varillas!

Gachas cordobesas: utensilios

Usando unas varillas podemos despedirnos de los posibles grumos que se puedan formar (pasa lo mismo con la bechamel). Sin dejar de remover la harina con las varillas, ir añadiendo poco a poco la leche azucarada a la cazuela. Removiendo bien para que se disuelva uniformemente.

Una vez tengamos toda la leche incorporada, cocer a fuego medio/bajo las gachas hasta que espesen. El punto de las gachas varía según los gustos pero en casa gustan cremosas. Sólo hay que tener en cuenta que al enfriar se endurecerán un poco.

Es normal que las gachas se emplaten en una fuente única y que luego cada uno se vaya sirviendo al gusto, pero podemos optar por preparar raciones individuales que queden más vistosas. Para terminar el postre se espolvorea con canela molida y se acompaña de unos picatostes de pan frito, que contrastan fenomenal con la textura de las gachas.

Ya sólo queda dejar que se enfríen las gachas y preparar el café con el que acompañarlas en la sobremesa.

Gachas cordobesas

Esta receta es una colaboración de etringita, autora del blog comestible Fotomerienda.


¿Te ha gustado? Síguenos por RSS y no te pierdas ninguna publicación


4 comentarios de “Gachas cordobesas

  1. Las gachas que hace mi padre llevan pimentón, tocino y chorizo. No conocía las gachas dulces.
    Le voy a pasar la receta a mi padre para que se modernice. 😉

Agradecemos mucho si nos dejas un comentario