Gachas de avena al té Eternal Life

Vamos a empezar el año con una propuesta de desayuno sano y nutritivo, gachas de avena, el clásico porridge anglosajón. Pero como esto es Café Té Arte… pues toca darle un giro ¿verdad? y por eso nuestras gachas son aromatizadas con té. Creedme, la leche infundida con té aporta un sabor de fondo a cada cucharada de estas gachas que no podéis dejar de probar.

El té que elegí fue el Eternal Life, una mezcla de tés verdes y blanco Pai Mu Tan, con grosellas, raíz de ginseng, flor de maíz y albaricoque deshidratado. Es muy aromático y pensé, acertadamente, que le daría un sabor y aroma especial a mis gachas. Si os animáis a probar con otros de nuestros tés, e incluso Rooibos u otras infusiones, estaremos encantados de recibir vuestras propuestas.

Ver todos los Tés e Infusiones

Esta receta puede ser apta para dietas sin lactosa, poniendo bebida vegetal, o incluso agua, en lugar de leche. Y si ademáis usáis sirope en lugar de miel para endulzar, os queda un perfecto desayuno vegano.

Os propongo unos ingrediente para completar la base, lo que tenía en casa en ese momento que combinaba bien con el té elegido, pero podéis experimentar. Se suelen poner frutos secos, fruta fresca, chocolate, semillas, especias e incluso yogur o granola. Lo ideal es aprovechar frutas de temporada, así el desayuno irá variando a lo largo del año y nunca os parecerá que estáis comiendo lo mismo. Por otra parte, las frutas de temporada suelen estar más dulces y así no hay necesidad de añadir edulcorantes extra.

Ingredientes para un cuenco de gachas de avena al té

Para la base de las gachas:

  • 2 cucharaditas de hebras de té Eternal Life
  • 3/4 de taza de leche o bebida vegetal (unos 180-200 ml)
  • 1/4 de taza de copos de avena (30 g)
  • 1 cucharadita de sirope o miel (opcional)

Sugerencia para completar el cuenco:

  • 3 orejones de albaricoque
  • 1/2 plátano
  • 10 almendras enteras, o una cucharada de almendras picadas
  • 1 cucharada de granos de granada

Comprar Té Eternal Life

Cómo preparar porridge o gachas de avena al té

Calentar la leche, añadir el té y dejar infusionar el tiempo indicado en el paquete. Para el té Eternal Life se recomiendan 2 minutos. En mi caso, dejé la leche con el té infusionándose en frío en la nevera. Así saca todos los sabores de los ingredientes de la mezcla sin arriesgarme a pasarme de tiempo en la infusión. Filtrar y volver a poner el cazo al fuego.

Cuando esté a punto de hervir, bajar a fuego medio y añadir los copos de avena. Remover bien para que se empapen, tapar el cazo y dejar cocer, sin llegar a hervir, hasta que la avena esté cocinada. Dependiendo del tipo de avena que uséis y, sobre todo, de la consistencia que os guste, serán entre 10 y 15 minutos.

Mientras se cocinan podéis cortar el resto de ingredientes, en pedazos más o menos grandes, según preferencias.

Colocar las gachas de avena en un cuenco amplio y añadir la fruta y frutos secos al gusto. También se puede añadir un poquito de sirope o miel si os parece que le falta dulce. Yo suelo añadir el edulcorante al final porque a veces, entre entre el azúcar de la bebida vegetal y el dulzor de las frutas, no es necesario ni conveniente añadir más.

¡Y a comer calentito!

Otras maneras de preparar gachas de avena

Si tenéis prisa por las mañanas, o pocas ganas de cocinar a esas horas, podéis dejar la avena hidratándose en la leche toda la noche en la nevera. Así sólo hace falta calentar la mezcla, al fuego o en el microondas, y lo tenéis listo. Y si os gustan frías, ni eso, removeis un poco, añadís los ingredientes extra, y a disfrutar.

Si queréis ahorrar tiempo haced para varios desayunos. La base preparada de las gachas de avena se puede conservar dos o tres días en un recipiente hermético en la nevera.

 

Esta receta es una colaboración de Carabiru, autora del blog Birulicioso.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *