Galletas de mantequilla y Té Matcha

Galletas de mantequilla y Té Matcha

Si quieres sorprender a los invitados a la hora del té, estas vistosas galletitas saladas son una buena opción. No sólo cautivarán la vista de los comensales, sino que también sorprenderán a su paladar. La espiral hace que en cada mordisco haya distintas proporciones de ambas capas, así que el sabor va cambiando a la vez que se va intensificando el delicioso matiz del té matcha.

También se puede experimentar utilizando las distintas variedades de crazy-matcha, con las que conseguiréis galletas con sabor a caramelo, cereza o mango entre otros.

Ingredientes:

Para la capa blanca:

  • 150 g de mantequilla
  • 100 g de azúcar
  • 1 huevo mediano
  • 250 g de harina

Para la capa verde:

  • 150 g de mantequilla
  • 100 g de azúcar
  • 1 huevo medianos
  • 250 g de harina
  • 2 cucharaditas de té matcha

Preparación:

Empezaremos por la capa blanca.

Cortar en dados la mantequilla, ponerla en un cuenco y ablandarla unos segundos en el microondas a baja potencia, hasta que tenga textura de pomada. Batir con unas varillas pequeñas o un tenedor e ir añadiendo poco a poco el azúcar. Agregar el huevo, mejor si está a temperatura ambiente, y batir hasta obtener una mezcla cremosa y homogénea.

Tamizar la harina en otro cuenco y añadirla poco a poco a la mezcla previa de ingredientes con la ayuda de una paleta hasta integrar toda la harina. Amasarla en una superficie enharinada hasta que no se pegue a las manos, si es necesario añadir más harina poco a poco mientras se amasa.

Tapar la masa con film transparente y dejarla reposar en la nevera durante al menos 1 hora.

Para hacer la capa verde repetiremos el proceso tamizando el té matcha con la harina mezclándolo bien.

Precalentar el horno a 180º C. Dividir cada una de las masas en dos bolas intentando que sean iguales. Colocar una bola de masa entre dos láminas de film transparente y estirar con un rodillo hasta obtener una plancha más bien rectangular de unos 5mm de grosor . Repetir con una bola de masa verde intentando que quede una plancha del mismo tamaño que la anterior.

Quitar la lámina superior de film de ambas capas, y con la ayuda del rodillo montar una sobre la otra de forma que la lámina de film de la capa superior quede por arriba. Estirar ligeramente con el rodillo, retirar el film superior, igualar un poco los bordes y enrollar la masa sobre sí misma, formando un tubo, ayudándonos con la lámina de film inferior. Envolver el tubo en film y dejar reposar en la nevera al menos media hora. Repetimos el proceso con las dos bolas restantes.

Desenvolver el tubo de masa y cortar rodajas de unos 5 mm de espesor con un cuchillo bien afilado o un hilo fino de nylon. Colocar las galletas sobre una bandeja de horno cubierta con papel sulfurizado, dejando dos o tres centímetros de separación entre ellas.

Hornear a 180º C unos 15 minutos, hasta que empiecen a dorarse por los bordes. Es mejor que no se pasen porque al enfriarse se endurecerán. Retirar del horno y dejarlas enfriar sobre una rejilla.

Con esta receta salen entre 4 y 6 docenas de galletas, dependiendo del diámetro y el grosor de las rodajas, pero están tan ricas que os parecerán muchas menos. En cualquier caso se pueden conservar en perfecto estado en un recipiente hermético unos cuantos días.

 

Esta receta es una colaboración de Carabiru, autora del blog Birulicioso.


2 comentarios de “Galletas de mantequilla y Té Matcha

  1. etringita dice:

    Qué pintaza… Yo creo que estas galletas hay que guardarlas bajo llave para que no se acaben al primer día. :9

    • Carabiru dice:

      Lo son, tuve que guardar las que salen en las fotos con notas de “NO COMER” para tener modelos que fotografiar, xD

Agradecemos mucho si nos dejas un comentario