Gelatina de té blanco, cerezas y yogur

Combina lo mejor del té blanco y las cerezas en un postre facilísimo de hacer. Y es perfecto para el verano, fresco, ligero y ¡sin horno!

En nuestro empeño por mostrar las variadas formas en las que los tés e infusiones pueden alegrar nuestros menús, hoy traemos una gelatina de té blanco que añadir al recetario veraniego. Cuando suben las temperaturas, a mí lo último que me apetece es preparar cosas que impliquen encender el horno, y por la misma razón las recetas que se comen frías son mis favoritas en estas fechas. Por eso, después de los helados y los batidos, era inevitable caer en las gelatinas con frutas.

Gelatina Te Blanco Cerezas Yogur (3)

Justo el té blanco que tengo en la despensa en este momento es uno delicioso aromatizado con cerezas y capullos de rosa, por eso elegí las cerezas como protagonistas de estos vasitos. Por supuesto, podéis usar la variedad que queráis, se me ocurre que con el té blanco tropical se podrían usar trocitos de mango y papaya, por ejemplo.

Gelatina Te Blanco Cerezas Yogur (2)

Si queréis saber más sobre el té blanco, sus usos, propiedades y la forma más adecuada de prepararlo, en el blog tenemos una sección entera dedicada a esta variedad. Y si aún así tenéis dudas, siempre podéis preguntarnos.

Ingredientes:

  • 12-16 cerezas (unas 3 o 4 por ración)
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 1 o 2 cucharadas de azúcar moreno
  • 2 yogures naturales
  • 1 sobre de gelatina en polvo (de 6 gramos) o 3 hojas de gelatina neutra.
  • 2 cucharadas de té blanco de cereza
  • agua

Gelatina Te Blanco Cerezas Yogur (1)

Con estas cantidades salen cuatro vasitos.

Preparación:

Lavar, deshuesar y picar en trocitos las cerezas. Colocar en un cuenco pequeño y añadir 1 o 2 cucharadas de azúcar moreno y el zumo de limón. Remover bien y dejar reposar.

Hidratar la gelatina en polvo en un vaso con 2 cucharadas de agua fría y reservar. En caso de usar hojas de gelatina, hidratar también en agua fría hasta que se ablanden.

Poner en un cuenco los dos yogures y remover bien. Yo los dejé tal cual, pero podéis utilizar yogures naturales azucarados o añadir azúcar al gusto en este punto.

Separar dos o tres cucharadas de yogur y calentar en el microondas unos segundos, sin que llegue a hervir. También se puede hacer a fuego suave.

Añadir dos tercios de la gelatina hidratada (o dos hojas de gelatina escurridas) al yogur caliente y remover bien. Una vez que la mezcla esté homogénea, añadirla al resto de yogur y volver a mezclar.

Repartir el yogur en el fondo de los vasitos y refrigerar mientras preparamos el resto de la receta.

Infundir una cucharada generosa de té blanco en unos 200 ml de agua caliente durante 6 minutos y filtrar.

Añadir el resto de la gelatina hidratada (una lámina si es gelatina en hojas) a 150 ml del té templado, remover para disolverla y reservar.

Una vez la gelatina de yogur haya cuajado un poco, escurrir las cerezas y repartirlas a partes iguales. Con el jugo que habrán soltado se puede teñir la gelatina de té, o repartirlo entre los vasitos de forma que sólo tiña la parte inferior de la gelatina cuando la vertamos.

Cuando la gelatina de té haya enfriado del todo y empiece a coger cuerpo, verter con cuidado sobre las cerezas a partes iguales entre los vasitos.

Guardar en la nevera hasta que se solidifique completamente.

Y por último… ¡armarse de cucharas para la degustación!

Gelatina Te Blanco Cerezas Yogur (4)

Esta receta es una colaboración de Carabiru, autora del blog Birulicioso.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *