Polos de Rooibos y nectarina

Estos polos combinan lo mejor de la fruta fresca y del rooibos para darle esquinazo al calor.

El verano pasado os propusimos unas cuantas recetas de polos y helados para no tener que renunciar a vuestras infusiones favoritas por culpa de los calores veraniegos. Este año volvemos a la carga con estos polos de rooibos y nectarina que, además de ser fáciles de preparar, están buenísimos.

Polos de Rooibos y Nectarina (4)

¿No sois muy fans de los helados? No hay problema, en el blog os contamos las mejores formas de preparar té helado y cuáles son más adecuados. También tenemos recetas refrescantes de café frappé y batidos.

Esta ocasión he utilizado uno de mis rooibos favoritos, uno que me gusta tanto caliente como frío, el rooibos frutas y canela, pero podéis usar el que más os guste.

Polos de Rooibos y Nectarina (2)

Es muy colorido debido a los ingredientes con los que se aromatiza: pimienta rosa, piña, fresa, flores de malva y azúcar de canela. Tiene mucho sabor y, debido al azúcar que contiene, se puede tomar solo sin añadir endulzantes.

En los ingredientes veréis que es una receta apta para veganos e intolerantes a la lactosa, como la mayor parte de polos.

Ingredientes:

  • 100 ml de agua
  • 50-70 g de azúcar
  • 1 cucharada de rooibos frutas y canela
  • 250 ml más de agua
  • 2 nectarinas (una si es grande)

Polos de Rooibos y Nectarina (1)

Con estas cantidades salen 6 polos.

Preparación:

Realizar un almíbar, o sirope simple, poniendo un cazo al fuego con 100 ml de agua y 50-70 g de azúcar. Cuando hierva, bajar el fuego y cocer a fuego suave, manteniendo el hervor, durante 4 o 5 minutos. Apartar del fuego y dejar enfriar completamente. La cantidad de azúcar dependerá de la fruta empleada y de lo dulces que queráis los polos. Con 70 g a mí me salieron bastante dulces, quizá porque no tuve en cuenta el azúcar extra del rooibos.

Hervir los 250 ml de agua e infundir una cucharada de rooibos durante 5 minutos. Pasado ese tiempo, filtrar y dejar enfriar.

Lavar la nectarina, no es necesario pelarla, y picar en trozos.

Opcional: Reservar aproximadamente 1/3 de la fruta, picada en trozos pequeños, y repartir en los moldes de los polos.

Poner el resto de la fruta, el sirope y la infusión de rooibos en el vaso de la batidora y batir hasta que no queden grumos.

Rellenar los moldes con la mezcla. Se pueden utilizar vasitos de plástico y seguir las instrucciones de esta receta para poner los palitos sin problema.

Congelar hasta que se hayan endurecido. Depende un poco de los moldes, pero suelen ser necesarias alrededor de 4 horas.

Para desmoldar no tenéis más que mojar el exterior del molde o vasito bajo un chorro de agua fría.

¡Y a disfrutar de vuestros polos caseros!

He utilizado nectarina porque es una de las frutas estrella del verano, pero también podéis usar melocotón, piña, fresas u otra fruta que tengáis por casa. No os cortéis a la hora de experimentar con distintas frutas e infusiones.

Polos de Rooibos y Nectarina (3)

Esta receta es una colaboración de Carabiru, autora del blog Birulicioso.


Agradecemos mucho si nos dejas un comentario