La ceremonia del té – una tradición japonesa

Hace unas semanas tuve la suerte de presenciar una ceremonia japonesa del té. Había leído bastante sobre este ritual, pero verlo en vivo y directo supera a lo que cualquier libro nos pueda contar sobre él.

La ceremonia del té es una tradición que cobra gran importancia, aún en nuestros días, en la vida social nipona. Una representación del respeto, el cuidado por los detalles y la hospitalidad oriental.

Era practicada incluso por los guerreros samuráis, porque les reportaba estabilidad emocional antes de la batalla.

El escenario en el que suelen celebrarse son casitas rodeadas de un jardín japonés, remanso de paz y espiritualidad.

Armonía, paz, respeto, pureza y serenidad son los valores que representa la ceremonia del té.

Todos los detalles que componen la ceremonia se eligen especialmente para la ocasión y en honor de los invitados:

  • una pequeña fuente para recrear el sonido de la naturaleza
  • un poema Kakemono para entretener
  • unas flores Ikebana (arte japonés del arreglo floral) para adornar

<

p><

p style=”text-align: center;”>

El invitado, en señal de agradecimiento al anfitrión, deberá admirar cada uno de los detalles. En la imagen vemos a la invitada principal de la ceremonia admirando el centro de flores.

Antes de servir el té, suelen ofrecerse unos dulces. Los que yo probé parecían una especie de tortitas rellenas de una crema verde dulce que supongo que sería de té… deliciosos!

Aquí podemos ver la preparación del té. La maestra de ceremonia utiliza un té matcha en polvo, lo mezcla con agua caliente y lo bate con un agitador especial de bambú hasta conseguir una ligera espuma. El té que se obtiene es un auténtico placer para los sentidos.

No sólo la preparación del té implica un protocolo, sino también la forma de beberlo. Cuando ofrecen al invitado el cuenco con té, ha de girarlo 2 veces mirando al anfitrión como señal de respeto, y si va a tomarlo antes que otro invitado deberá pedirle permiso. El respeto está presente en cada pequeño gesto de este ritual.

Aprender el arte y el método de la ceremonia del té conlleva muchos años de práctica y son pocos los que en nuestro país se pueden llamar maestros. En este post tan sólo he querido contaros mi experiencia y trasmitiros cómo yo la viví.

Habéis presenciado alguna vez una ceremonia del té? Creo que es algo que todo amante del té debería disfrutar al menos una vez en la vida.

Salander – http://viajandoatodocolor.blogspot.com/


¿Te ha gustado? Síguenos por RSS y no te pierdas ninguna publicación


Agradecemos mucho si nos dejas un comentario