Receta Tarta Mousse de Violetas

Agradecemos a Elvira, de La Cocina de Pandora (http://pandora-lacocinadepandora.blogspot.com) el habernos enviado esta deliciosa receta realizada con nuestros caramelos de violeta, os la mostramos tal y como ella la escribió.

Tarta Mousse de violetas

Es muy sencilla de hacer, lo único que requiere es saber esperar a que cuaje la mousse, para añadirle la cobertura (y es que me tuve que armar de paciencia, porque estaba deseando ver el efecto y me costó aguantar las 2 o 3 horitas).
Creo que el color violeta, tan brillante como un espejo que se queda en la superficie es espectacular,  y llama mucho la atención porque no es el típico color que vemos en una tarta.
Respecto al sabor, al principio me chocó un poco. Los caramelos comidos así, tal cual, están buenísimos pero resulta muy curioso saborearlos en plan tarta.
No se, es diferente, no es un sabor habitual, pero está rica, y os recomiendo que la probéis.

Desde luego, cuando vi a mis tíos, a Jose y a mi madre repetir, supe que había acertado.[amd-yrecipe-recipe:3]

INGREDIENTES
Para la base de la tarta:
1 paquete de galletas tipo María
100 gr. de margarina
Para la mousse:
150 gr. de caramelos de violetas
1/2 tarrina de queso mascarpone
1/2 tarrina de queso tipo philadelphia
1/2 litro de nata de montar
75 ml. de leche
6 hojas de gelatina (o si la tenéis de sobre, 1 sobrecito)
Para la cobertura:
150 ml. de agua
100 gr de caramelos de violetas
2 hojas de gelatina

Pincha aquí para comprar los caramelos de violetas

PREPARACIÓN
Preparación de la base:
Fundimos la mantequilla en el microondas y trituramos las galletas.
Mezclamos ambas.
Cogemos un molde desmoldable y cubrimos la base con esta mezcla, apretando bien para que se nos quede una base homogénea.
Mientras preparamos la mousse, metemos el molde en la nevera para que esta base se vaya quedando compacta.

Ahora vamos con la mousse:Lo primero de todo, montar la nata. Para ello, yo utilizo la batidora de varillas.
IMPORTANTE: La  nata tiene que estar bien fría. Me gusta utilizar un bol metálico y siempre lo meto unos minutos antes en el congelador para que esté muy frio. Haciendo estas dos cosas la montaréis sin ningún problema.
En un cuenco aparte, mezclamos los dos tipos de queso.
Lo siguiente que hice fué añadir mas o menos la mitad del queso y seguí con la batidora.
Ahora toca triturar los caramelos.
Yo tengo la picadora Moulinex y ahí sin problema. Quienes tengáis termomix o cualquier tipo de picadora, igual. Si no tenéis picadora, puede ser una opción el molinillo de café. La cuestión es que queden bien pulverizados.
Parecerá azúcar en polvo con un color precioso.
Eso si, os recomiendo que los trituréis en el momento en que los vayais a añadir, porque como tardéis cinco minutos, el polvo se vuelve como una piedra y tenéis que volver a picarlo.
Añadir el caramelo a la mezcla de nata montada y queso.
Metemos la gelatina a remojo en agua fría .

Calentamos la leche, y le añadimos la gelatina escurrida y el queso del queso  mezclándolo bien todo.
Añadimos a la nata montada  y mezclamos bien, para que quede bien distribuida la gelatina.
Cogemos el molde de la nevera y le echamos esta mezcla.
Otra vez a la nevera, durante por lo menos dos o tres horas, para que cuaje.
Pasado este tiempo, que ya veamos la mousse más o menos cuajada, preparamos la cobertura:
Para ello, pongo la gelatina a remojo en un poco de agua fría, y por otro lado, caliento los 150 ml. de agua en un cazo, y le añado los caramelos para que se disuelvan.
Voy removiendo con una cuchara o espátula.
Al principio se hace una pasta y da la impresión de que no se derretirán, pero en pocos minutos queda un líquido color violeta precioso.
Añado la gelatina escurrida y mezclo bien, para que se disuelva.
Aquí de nuevo apelamos a nuestra santa paciencia, y dejamos enfriar un poquitito este líquido, porque como se lo echemos ahora a la mousse, está tan caliente que se nos desharía.
Cuando ya veamos que ha templado bastante, sacamos el molde de la nevera y le añadimos esta mezcla con cuidado.
Volvemos a meter en la nevera.
Una vez añadida la cobertura, hay que dejarla por lo menos otras 3 o 4 horas, aunque en mi opinión, lo ideal es hacerlo de un día para otro, para que cuaje bien.

Y ya está.
Desmoldar, servir y disfrutar.


¿Te ha gustado? Síguenos por RSS y no te pierdas ninguna publicación


2 comentarios de “Receta Tarta Mousse de Violetas

  1. Buena no sé sí estará pero es tannnnn bonita!! Me encanta!! A ver si me ánimo y la hago un día…. Por lo menos una vez en la vida no???

Agradecemos mucho si nos dejas un comentario