El café protege nuestro hígado

Son muchos los efectos beneficiosos atribuidos al café. Varios estudios sugieren que el café protege el hígado, tanto de personas sanas, como de quienes abusan del alcohol. 

large_5713030981

El café es la bebida más popular en España y en casi todo el mundo. Muchos de sus consumidores lo consumen porque es una bebida caliente que les llena de energía, pero no saben que consumirlo a diario puede ser un factor protector para la salud de su hígado.

Las enfermedades hepáticas están llegando a ser casi tan populares como el café, además muchas personas las padecen y no lo saben. El número de casos de hígado graso aumenta considerablemente debido al aumento de la población obesa. La cirrosis hepática afecta a 4 de cada 10.000 personas en España y su principal responsable es el consumo del alcohol. Se estima que más de un millón de personas tienen enfermedades víricas como la hepatitis B y C. Por último, el cáncer hepático, que en nuestro país tiene una incidencia de casi 5000 nuevos casos por año y es considerado uno de los más letales, pues su diagnóstico suele ser tardío.

El consumo de café retrasa el avance de la hepatitis C crónica

Un estudio, publicado en la prestigiosa revista médica  “Hepathology”, sobre enfermos crónicos de hepatitis C, llegó a la conclusión de que el pronóstico era mejor en los consumidores de café que continuaron consumiendo café durante su enfermedad, es decir, la progresión de la enfermedad fue más lenta debido a su consumo.

Para llegar a esta conclusión, se estudió durante 4 años a consumidores habituales que dejaron de consumir por la enfermedad, enfermos que siguieron consumiendo café y no consumidores enfermos. También se tuvo en cuenta la cantidad de café, obteniendo mejores resultados aquellos que consumían 4 cafés al día que los que consumían 1 o 2.

Aumentar el consumo de café puede reducir el hígado graso o esteatosis hepática

El consumo de alcohol es la principal causa de hígado graso, pero hay ocasiones en las que se da esta enfermedad en no consumidores de alcohol. Son los casos en los que se combina diabetes y sobrepeso, el 70% de personas con ambas enfermedades presenta un hígado graso.

Un grupo internacional de investigadores médicos dirigidos por la Universidad de Duke, una de las más reconocidas de Estados Unidos, afirma que el consumo de café o té en cantidades equivalentes a aproximadamente 4 tazas/día, puede ser un factor beneficioso en la prevención y protección del hígado graso no alcohólico. Para ello se basó en estudios con animales.

El consumo de café se asocia a un menor riesgo de enfermedad hepática relacionada con el alcohol

La hepatitis C puede causar cirrosis, pero el consumo sin moderación de alcohol es la principal causa de cirrosis en los países desarrollados.

Un estudio realizado en Oakland (California) analizó datos de más de 120.000 pacientes que acudieron al médico de cabecera entre los años 1978 y 1985, todos ellos con hígados aparentemente sanos. De todos ellos, en 2001, 330 pacientes fueron diagnosticados de cirrosis y 199 de ellos por cirrosis de causa alcohólica.

Según este estudio, por cada taza de café que bebían al día, los participantes tenían un 22% menos de probabilidad de desarrollar una cirrosis alcohólica. El consumo de café también se asoció a un reducción del riesgo de padecer cirrosis no alcohólica.

Los consumidores de alcohol que se sometieron a análisis de sangre, mostraban los marcadores de daño hepático elevados. En cambio, otros que consumían la misma cantidad de alcohol y también eran consumidores de café, presentaban una disminución en los marcadores de daño hepático.

El consumo de café reduce el riesgo de cáncer de hígado

La “Asociación Italiana para la investigación del Cáncer”  (AIRC), financió un estudio realizado por investigadores italianos para conocer el efecto del café sobre el carcinoma hepatocelular.

Tras analizar a una población en la que más de 3000 personas tenía este tipo de cáncer, se llego a asociar que el riesgo de padecerlo se reduce en un 40% para los consumidores de café.

 

 

No podemos pensar que consumir café va a salvar nuestro hígado de todos los excesos. La mejor forma de protegerlo es evitar los abusos y realizar alguna actividad física con frecuencia. Los resultados de los estudios que se nombran en este artículo le otorgan al café un efecto hepatoprotector. Existen muchos más estudios que confieren al café esta propiedad.

En cambio, hay que ser prudentes pues los pacientes con enfermedades digestivas o hepáticas tienden a consumir menos café y por lo tanto este factor podría estar sesgando a estos estudios.

Actualmente se están estudiando los mecanismos por los cuales el café protege nuestro hígado y sus resultados pueden ser prometedores en el desarrollo de nuevos medicamentos.

 

 

 

 

Fuentes:

Neal D. Freedman et al. Coffee Intake Is Associated with Lower Rates of Liver Disease Progression in Chronic Hepatitis C

Arthur L. Klatsky et al. Coffee, Cirrhosis, and Transaminase Enzymes.

Universidad de Duke. Coffee and Tea May Contribute to a Healthy Liver

Francesca Bravi et al. Coffee Reduces Risk for Hepatocellular Carcinoma

Imagen de: HappyKiddo


¿Te ha gustado? Síguenos por RSS y no te pierdas ninguna publicación


Agradecemos mucho si nos dejas un comentario