Bizcocho de Earl Grey con glaseado de limón

Os traigo un delicioso bizcocho de Earl Grey y limón para disculparme por la ausencia de recetas con té, café o infusiones durante los últimos meses. He dicho de Earl Grey aunque quizá debería decir con, porque no sólo lo lleva infundido en el líquido principal de la receta, sino que, en la búsqueda de un sabor más intenso, también añadí las hojas que había usado en la infusión a la masa. En casa voló y estamos deseando repetir. Os lo diré en pocas palabras: si os gusta este té, tenéis que hacer este bizcocho.

Bizcocho de Earl Grey Glaseado

Nuestro té Earl Grey está aromatizado con bergamota y elaborado con té negro Darjeeling de segunda cosecha y por eso tiene un sabor más suave que otros Earl Grey. Es un clásico que se suele tomar sólo, aunque con una nube de leche está delicioso, y por su intensidad sirve tanto para un desayuno como para la hora del té. Si queréis saber más de este té con tantos fans, os recomiendo leer este artículo que publicamos hace un tiempo.

Seguro que estáis deseando saber cómo se hace este bizcocho fabuloso, así que sólo un último apunte antes de ponernos manos a la masa. Si tenéis niños y os preocupa la cantidad de teína que pueda llevar este bizcocho, tenéis la opción de sustituri el té Earl Grey por nuestro Rooibos Earl Grey.

Ingredientes para hacer bizcocho de Earl Grey al limón:

  • 1 cucharada de té Earl Grey Superior en hebras
  • 125 ml de leche (puede ser bebida vegetal o incluso agua)
  • 80 g de mantequilla a temperatura ambiente (puede ser margarina)
  • 90 g de azúcar
  • 2 huevos medianos
  • 60 ml de yogur
  • ralladura de la piel de un limón
  • 200 g de harina de trigo
  • 2 cucharaditas de levadura química
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 1/4 cucharadita de sal fina

Glaseado (opcional)

  • 60 g de azúcar glas
  • zumo de limón
  • ralladura de limón

Cómo preparar bizcocho de Earl Grey al limón:

Desmenuzar ligeramente las hebras de té Earl Grey. La idea es que no queden trozos muy grandes, pero tampoco hace falta pulverizarlo. Calentar la leche e infundir en ella el té Earl Grey el tiempo indicado en el paquete. Una vez listo, filtrar y reservar las hebras.

Precalentar el horno a 180 ºC.

Fundir la mantequilla en una olla a fuego suave. No tiene que hervir, sólo derretirse. Retirar del fuego y dejar atemperar unos minutos.

Batir los huevos junto con el azúcar y añadir la mantequilla atemperada. Mezclar bien y agregar el yogur y la ralladura de limón. Batir ligeramente y añadir la leche infundida junto con las hebras de té Earl Grey que habíamos reservado.

En otro cuenco, mezclar la harina con la levadura química, el bicarbonato sódico y la sal.

Añadir en tandas la harina al cuenco de la mezcla de líquidos, integrando bien antes de añadir más, para evitar grumos.

Forrar con papel de hornear o engrasar y enharinar un molde tipo “plumcake”.

Verter la masa en el molde y hornear a 180 ºC durante unos 20 minutos, en la altura media con calor arriba y abajo. Pasado este tiempo, el bizcocho habrá subido y empezará a dorarse, pero todavía estará crudo por dentro, así que hay que taparlo con una lámina de papel de aluminio y seguir horneando unos 15-20 minutos más. Comprobar la cocción pinchando un palillo en el centro del bizcocho, si sale limpio, el bizcocho está listo. En caso contrario, hornear 5 minutos más y volver a comprobar. Los tiempos son orientativos y dependen mucho del horno, estad atentos.

Retirar del horno y dejar reposar unos 10 minutos dentro del molde. Desmoldar y dejar enfriar completamente sobre una rejilla.

Si no queremos glasearlo, el bizcocho está listo para comer en este momento, aunque ya sabéis que mejora el sabor de un día para otro.

Cómo glasear un bizcocho

El glaseado es muy fácil y se hace una vez frío el bizcocho, basta con poner el azúcar glas en un cuenquito y añadir zumo de limón de cucharadita en cucharaditaa hasta tener la consistencia deseada. Unas 3 cucharaditas deberían ser suficientes para una consistencia media. Una vez tenemos el glaseado listo, se vierte sobre el bizcocho y se deja reposar hasta que endurezca. Si queréis un extra de limonosidad, os recomiendo rallar un poquito de piel de limón sobre el glaseado recién vertido.

¡A disfrutar de este bizcocho de Earl Grey al limón!

 

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *