Rooibos, la segunda infusión favorita de los amantes del té

Sin cafeína y con multitud de antioxidantes, el rooibos seduce cada vez más a consumidores habituales de té.

Creamed Earl Grey Rooibos

Imagen de Taku

Aspalathus acuminatus, más conocido como Rooibos, es un arbusto que crece exclusivamente en la región de Ciudad del Cabo, Sudáfrica. Una área geográfica semi-árida y montañosa que tiene las características idóneas para la producción del “té que no es té”.

Manufacturación

La infusión se realiza con los tallos y hojas de la planta. Originalmente es de color verde pero adquiere su característico color rojizo en el proceso de preparación, donde la planta es molida, fermentada y secada al sol. Por medio de tamices, se clasifica en función del tamaño y calidad, por último, se somete a un proceso de pasteurización para eliminar posibles microorganismos.

Aspectos nutricionales

El Rooibos es una bebida acalórica sin cafeína. Es una gran fuente de antioxidantes que son de composición diferente a los que se encuentran en el té, por lo que sería especialmente interesante la combinación de ambas bebidas para luchar contra el envejecimiento. Además, al no tener cafeína, es una infusión ideal para aquellos que son sensibles al efecto estimulante del café o té.

Al igual que el té, el Rooibos reduce el apetito, por lo que es útil para no sufrir en dietas hipocalóricas.

Pocos son los efectos adversos del té, pero cuando se toma acompañando a comidas, limita la absorción del hierro que contienen los alimentos, por lo que no estaría indicado para los que sufren anemia ferropénica. Rooibos en cambio no presenta esta característica y es una infusión indicada para las personas nombradas anteriormente.

Rooibos y estudios científicos

Es especialmente rico en antioxidantes del grupo de los flavonoides. Sus componentes luchan contra el estrés oxidativo y disminuyen los estados inflamatorios de los tejidos. Un estudio ha demostrado que los dos flavonoides más abundantes en el Rooibos, aspalathine y nothofagine, disminuyen el daño al ADN, por lo que se disminuyen las mutaciones que pueden causar cáncer.

Otro flavonoide, la quercetina, ha sido sujeto de muchos estudios. Uno de ellos, realizado tomando datos de más de 180.000 voluntarios, observó una disminución de la incidencia del cáncer de páncreas relacionada con el consumo de quercetina. Por otro lado, el reputado oncólogo francés David Khayat, incluye a la quercetina entre los mejores 7 micronutrientes anticáncer.

Preparación y degustación

Tanto el tamaño de las hojas como el de los tallos del rooibos, influyen en el tiempo óptimo de infusión. Los diferentes componentes de alto valor micronutritivo tienen diferentes temperaturas óptimas de extracción en agua. Para lograr la mejor infusión se recomienda seguir las instrucciones dadas por tu tienda de té favorita al comprarlo.

Cabe destacar que a diferencia del té, la infusión pasada de rooibos no adquiere el mismo sabor amargo y la astringencia del té, pero aun así es importante respetar los tiempos de infusión indicados para obtener el máximo beneficio de la bebida.

Su sabor se aprecia bien tanto en frío como en caliente, es una bebida indicada para meses fríos y calurosos.

Entra a conocer toda nuestra carta de Rooibos

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *