Mantequilla aromatizada con rooibos, miel y naranja

La receta que os traigo hoy tiene como protagonista al rooibos, es fácil, es rápida de elaborar y, sobre todo, es deliciosa. ¿Habéis probado a aromatizar mantequilla alguna vez? Pues con esta propuesta estoy segura de que os van a entrar ganas de poneros a experimentar.

Si sois seguidores de Cafetearte en las redes sociales, seguro que habéis visto el vídeo donde Félix nos explica por qué existe tanta diferencia de precios entre unos matchas y otros. Y si no nos seguís en Facebook, en Instagram o en Twitter ¿a qué estáis esperando? Os cuento lo del vídeo porque hacia el final, Félix nos cuenta cómo hacer “matchas” caseros de tés o infusiones con un molinillo de café o de especias. Viéndole se me ocurrió que podría usar rooibos molido para aromatizar mantequilla y darle un toque exótico a las tostadas del desayuno.

Ya había decidido usar rooibos y sólo me faltaba elegir con qué otros ingredientes lo iba a acompañar. Cuando tengo estas dudas, suelo entrar en la tienda a ver las mezclas que hay disponibles. En el caso del rooibos vi que hay un par de mezclas que llevan cáscara de naranja, y se me ocurrió que con un poquito de miel iba a ser un combo perfecto.

Al moler el rooibos quedan todavía fibras enteras y yo prefería usar en la mantequilla rooibos en polvo lo más fino posible. Así que lo tamicé un poco con un colador para eliminar las hebras más grandes. Como la humedad de la mantequilla ablanda las hebras que puedan quedar tras el molido, no supone un problema dejarlas.

Por cierto, mientras redacto este post, se me ocurre que si estáis pensando en regalar cosas hechas pos vosotros mismos estas Navidades, un “ladrillo” de mantequilla aromatizada, empaquetado con encanto, puede ser un complemento ideal para un regalo de temática gastronómica. En la tienda tenemos cestas de regalo muy interesantes, como ésta que incluye una taza y un paquete de café de Brasil, o este surtido de tés navideños.

Ingredientes para hacer mantequilla aromatizada al rooibos:

  • 100 g de mantequilla sin sal (puede ser margarina)
  • 2 cucharaditas de miel de azahar
  • 1 cucharadita de rooibos molido
  • ralladura de la piel de media naranja

Cómo aromatizar mantequilla con rooibos, miel y naranja:

Cortar la mantequilla en trozos y dejar que se ablande a temperatura ambiente en un cuenco.

Moler y tamizar ligeramente el rooibos.

Cuando la mantequilla esté blanda, añadir la miel y mezclar bien con un tenedor.

Espolvorear el rooibos y la ralladura de naranja y seguir removiendo con el tenedor hasta obtener una mezcla homogénea.

Y ya está lista.

Como lleva ralladura de naranja, es mejor consumirla en pocos días, por eso es mejor hacer poca cantidad.

Para guardarla, tenemos varias opciones:

Podemos colocarla en un recipiente con tapa, o que se pueda tapar con film transparente.

Otra opción es formar un cilindro envolviendo la mantequilla con film transparente.

En mi caso elegí colocar la mantequilla en un molde de silicona, dejarla endurecer en la nevera unas horas y después envolverla en papel de hornear. Si tenéis moldes metálicos, forradlos con el papel antes de poner la mantequilla y listo.

Además de para untar tostadas, la mantequilla aromatizada se puede usar de la misma forma que la mantequilla normal. Sirve para hacer galletas, masas, cobertura para tartas o para coronar unas tortitas. Se me ocurre que puede ser una manera fantástica de versionar estas galletas integrales, o incluso estas rosquitas paraguayas, eliminando el anís de la receta.

Otras sugerencias para hacer mantequilla aromatizada:

  • Rooibos + frutos secos troceados
  • Té matcha + ralladura de limón
  • Té negro molido + especias (jengibre, canela, cardamomo, clavo y pimienta)

Si se os ocurre alguna otra idea, contádnosla para que la probemos. 😉

 

Esta receta es una colaboración de Carabiru, autora del blog Birulicioso.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *